Los destinos preferidos de los españoles por rango de edad

Un curioso e interesante estudio realizado a través del portal Trabber.es recientemente, y en el que han tenido en cuenta más de 100.000 visitas, ha servido para configurar el mapa mundi con los destinos turísticos entre los diferentes segmentos de edad de los turistas españoles.

El primero, englobado por los menores de 30 años; el segundo, que va entre los adultos de 30 y 50 años y el tercero, que agrupa a todos los mayores de 50 años. Tomando las búsquedas de los distintos usuarios de esta plataforma, la tabla de destinos más buscados por cada una de estas franjas quedaría de la siguiente manera:

Menores de 30 años:

1. Londres
2. París
3. Madrid
4. Nueva York
5. Barcelona
6. Palma de Mallorca
7. Tenerife
8. Roma
9. Bangkok
10. Sevilla

Adultos de entre 30 y 50 años:

1. Londres
2. Nueva York
3. Tenerife
4. París
5. Madrid
6. Palma de Mallorca
7. Barcelona
8. Lima
9. Roma
10. Las Palmas de Gran Canaria

Mayores de 50 años:

1. Nueva York
2. Palma de Mallorca
3. Tenerife
4. Santiago de Chile
5. Londres
6. Madrid
7. Barcelona
8. París
9. La Habana
10. Roma

Así viajan los españoles por edad

Como datos curiosos, Londres, París y Roma repiten en los tres grupos como destinos ‘top 10’, si bien entre los más jóvenes la capital del Reino Unido aparece como la más requerida, cayendo a la quinta posición en el grupo de los turistas más veteranos.

Por otro lado, en cuanto a destinos nacionales, Madrid y Barcelona también vuelven a repetirse en todos los segmentos de edad, con la capital de España situada en todos los casos más arriba que la catalana. Junto a ellas, Palma de Mallorca y Tenerife también se sitúan en todos los top 10 de búsquedas de los españoles. En este caso, vemos como a medida que la franja de edad va en aumento y ambas van subiendo siendo la sexta y la séptima preferida entre los más jóvenes, la tercera y la sexta en preferencia entre los intermedios y ya segunda y tercera favorita para los de mayor edad.

En cuanto a los destinos más allá del continente europeo, la que que no falla tampoco en ninguna de las tres listas es la conocida vulgarmente como la capital del mundo, Nueva York, siendo la cuarta opción para los más jóvenes, la segunda para la franja de adultos y la primera para los españoles viajeros de más de 50 años.

Otro punto curioso sobre el que vale la pena detenerse es el que habla de los destinos Latinoamericanos de todos los grupos de viajeros españoles analizados. En este capítulo, los Millenials parecen no tener ningún interés al no colocar ni uno solo entre sus diez destinos preferidos. Ya entre los de la Generación X aparece Lima, pero en la octava y antepenúltima posición y entre los hijos del ‘Baby Boom’ cambian las tornas situándose Santiago de Chile en la cuarta posición y La Habana en la novena.

Sin duda, todo un puñado de datos para los amantes del ‘Big Data’ que puede ser de mucha utilidad para las agencias de viajes y sus comerciales. Estos son los datos oficiosos de los viajeros españoles en todos sus rangos de edad.

Los mejores destinos para Semana Santa para todos los bolsillos

Viajar cuesta dinero, pero eso no tiene por qué significar mucho dinero. Ni mucho menos. Conocer nuevos lugares puede hacerse desde muy distintas perspectivas. Las hay que incluyen todo tipo de detalles, lujo y comodidades. También las hay que solo implican hacerse la mochila y levantar el dedo en la autopista. En medio, lo que la mayoría de nosotros entendemos como programar un viaje. Si quieres disfrutar de un precioso destino pero sin que acabe notándolo en exceso tu bolsillo, vamos a ver qué es lo que se nos ofrece de cara a la Semana Santa 2017.

Si lo tuyo es buscar contraste y hacerlo a bajo coste tu destino debería ser Europa del Este. A golpe de aerolínea low cost y tren local te puedes plantar en auténticas maravillas desconocidas. Una vez sales de las grandes capitales, como por ejemplo sucede con Olomouc en la República Checa, Wroclaw en Polonia o Goreme en plena Capadocia puedes encontrar alojamiento en hotel por debajo de los 30 euros la noche sin que el alojamiento tenga para nada que ser deficiente. Si no te importa compartir cama podrás dormir por muy poco más diez euros.

Ya en la frontera de los 50 euros la noche, y también en destinos a los que se puede llegar con aerolíneas de bajo coste, puedes encontrar ciudades con tanto encanto como la vecina portuguesa de Sintra, la capital húngara de Budapest, la eslovaca de Bratislava o la preciosa ciudad polaca de Cracovia donde por cincuenta euros podrás dormir en el centro de las ciudades con todas las comodidades.

Sólo un poco por encima de estos precios podemos quedarnos más cerca. Ciudades tan mediterráneas como Marsella o tan encantadoras como Burdeos, tan típicamente italianas como Nápoles, tan porteñas como Oporto y tan espectaculares como Praga tienen una oferta de lo más interesante por debajo de los cien euros la noche.

Ya sobre los cien o algo por encima hallamos territorios tan encantadores como la capital escocesa de Edimburgo, la preciosa ciudad belga de Brujas que puedes ver en un par de días junto a Bruselas, la bella mediterránea ciudad croata de Dubrovnik o la artística ciudad de Viena en pleno centro de Europa.

Ya por encima de los 150 euros la noche, para los bolsillos que quieran estirarse en estas próximas Pascuas, la oferta se dispara pudiendo encontrar hoteles de lo mejorcito del continente en Londres, Venecia, Amsterdam, Oslo, Estocolmo, Copenhague o buscar algo distintos en busca de la última nieve del año en plenos Alpes Suizos o italianos.

Viajar en Pascuas 2017

Como ven, para viajar lo que hace falta son ganas. El bolsillo puede que marque nuestro tipo de viaje, pero no debería hacerlo en relación a nuestro destino. En cualquier ciudad a golpe de ‘autoestop’ o de viaje en tren o autobús -y eso incluye toda Europa- nos podemos alojar en hostels por menos de 50 euros si no buscamos un enclave céntrico y lujoso. Para los que busquen esto, ya saben no les faltará oferta ni opciones. La cuestión es aprovechar esos festivos que vienen y viajar.

Fallas 2017 y Magdalena 2017, los dos destinos de la fiesta para este marzo

En menos de 70 kilómetros de distancia se viene un fin de semana de aúpa. Por si no lo fuera ya durante el resto del año, el mes de marzo suena a auténtica fiesta en el levante español con Valencia como gran capital y con Castellón de la Plana como alternativa menos masificada para este próximo fin de semana que comenzará el viernes 17 y que llegará a su fin con el 19 de marzo, día del padre, en ambas capitales.

Y es que, después de que ya comenzara el ‘jaleo’ el pasado fin de semana de manera oficiosa, y con las mascletás activas ya desde hace semanas, las Fallas se preparan para su día grande después de que la ‘plantá’ ya se haya arrancado y de que la ‘cremá’ convirtiendo en cenizas el trabajo de los artistas falleros durante todo el año, se acerque con la noche del domingo en el retrovisor.

Entre medias, casi un millón de visitantes, a sumar al millón de la capital y las localidades colindantes, tratarán de buscar su espacio en una ciudad con las principales calles cortadas, donde no falta la música, el olor a pólvora y la atracción que supone recorrer la capital del Turia para disfrutar de todas las fallas levantadas y que esperan la resolución del jurado en busca de una ganadora.

Una oferta muy similar a la que se dará en Castellón, también este próximo fin de semana. Allí se vivirá, no obstante, el primero de los dos fines de semana de fiesta que tienen preparados en La Plana y donde las fallas dejan lugar a la gaiatas, esculturas cargadas de luces, y que también se agolpan en los distintos barrios de Castellón durante siete días de auténtica fiesta y donde la música y la pólvora, como en Valencia, no desaparecen nunca.

Mesones de la tapa, del vino, una oferta interesante de conciertos que se suman a las orquestas de cada falla en Valencia y Colla en Castellón completan los distintos actos oficiales y tradicionales como son la ofrenda a la ‘Cheperudeta’, la Virgen de los Desamparados en la capital del Levante y a la Virgen de Lidón en la de la Costa de Azahar, además de la tradicional romería de La Magdalena que da nombre a las fiestas castellonenses y que cada vez parece congregar a más visitantes.

Castellón y Valencia, centro de la fiesta en marzo

Como ven, todos aquellos viajeros que estén buscando un lugar donde ir a disfrutar de la fiesta, conocer la distintas tradiciones festivas y culturales y hacerlo, además, en busca del buen tiempo, ya saben que la Comunidad Valenciana, a través de las provincias de Valencia y Castellón se convertirán durante este fin de semana en las grandes capitales de la juerga nacional. Aunque la oferta hotelera esté ya a casi al completo, cabe recordar que a última hora siempre se acaban produciendo cancelaciones que vale la pena tener en cuenta. Si tienen tiempo y ganas, ya lo saben, cojan el coche y pongan rumbo al este de la península ibérica.

Los viajes que las compañías de seguro no quieren cubrir

No todo el mundo gusta de viajar a las grandes ciudades, ni moverse en crucero, ni salir con un paquete con todo cerrado en el que es imposible dejarse ningín ‘highlight’ en nuestro destino.

Más allá de los jóvenes mochileros, cuyas aventuras se advierten a medida que van decidiendo las paradas, la duración de las mismas y el camino por el que abrirse paso, existe otro tipo de turistas aún más osado si cabe que lo que gusta es de adentrarse en los lugares más inhóspitos, alejados del sector terciario y donde los extranjeros son una ‘rara avis’.

Son estos los que más problemas tienen, con mucha diferencia, para encontrar seguros de viaje que les cubran ante cualquier eventualidad durante su intrépido recorrido en el que, por tratarse, en muchos casos, de zonas ‘rojas’ en las que las posibilidades de sufrir problemas se multiplican.

Vamos pues en este post a ver cuáles son esos destinos en los que muchos aventureros posan sus pies y que las compañías de seguros, sabedoras de que estos se están metiendo en la boca del lobo, no desean cubrirles de ninguna de las maneras.

Uno de los más peligrosos, y que no por ello está impidiendo que los más osados tomen un avión en su dirección es Afganistán. Hinterland Travel, uno de los pocos tour operadores que trabaja en la zona, mantiene unas rutinas productivas un tanto peculiares. Sus reservas en los hoteles de las zonas más cercanas a los talibanes las realiza a última hora para evitar filtraciones y, cuando estas son descubiertas, pasas a sus atrevidos huéspedes a casas particulares. Los tiroteos son una de las ¿atracciones? diarias en estas complicadas zonas.

Más de lo mismo sucede en Irak, donde muchos amantes de los conflictos bélicos están deseosos de poner el pie para ver cómo ha quedado el país del golfo pérsico tras la última guerra que dejó a Sadam Husein en la estacada. Las zonas controladas por paramilitares o las fronteras calientes con los miembros del ISIS merodeando son algunos de los lugares que algunos de estos extraños viajeros pide pisar.

Algo similar que lo sucede en Siria, donde el DAESH campa a sus anchas por las zonas fronterizas y ciudades sitiadas en su lucha contra Al Assad en una guerra que ha provocado varios millones de exiliados y que, sin embargo, no es óbice para que muchos fanáticos del conflicto traten de acudir en busca de adrenalina.

Un poco más tranquilo, según la zona visitada, es Pakistán. Uno de los lugares más montañosos y con muchas de las cumbres más famosas que en la zona de Kachemira también vive una auténtica cruzada que decenas de años después de la independencia de India sigue dejando miles de muertos.

Todos estos destinos, y muchos otros en África como Somalia, Sudán o Congo son puntos ciegos que las aseguradoras no quieren ni oír hablar. Sin embargo, los viajeros siguen buscándose la vida para llegar a ellos.

Razones para dejarlo todo e irte a conocer el mundo II

Motivos para descubrir lo desconocido, admirar la belleza de cada rincón del planeta y empezar una nueva vida sobran. Para muestra, el botón que les enseñamos en el primer capítulo de ‘Razones para dejarlo todo e irte a conocer el mundo’.

Como nos quedamos con ganas de dar más empujones y más fuertes si cabe a todos aquellos que todavía están dudando su vale la pena o no armar la mochila y petate en busca de nuevas experiencias, vamos a acabar de esgrimir algunas poderosas razones para decantar de una vez la balanza de la duda en favor de la aventura de vivir.

Dicen que viajar es la única cosa que cuesta dinero que te hace más rico. Y la frase de marras tiene más razón que un santo. Además de adentrarse en los desconocido, que para muchos es sinónimo de miedo y desconfianza, viajar te aporta siempre una nueva perspectiva de las cosas. Alejarte de tu zona de confort y conocer nuevas culturas desde dentro es quizás una de las aventuras más apasionantes de la vida tanto a nivel personal como cultural.

Esto implica, por un lado, el viaje responsable y sostenible a cualquier zona del planeta, el respeto por otras formas de actuar y entender su entorno y, en definitiva, adentrar en el mundo de otros sin querer dejar nuestra huella de turistas por el camino.

Otro motivo, en este caso económico, para lanzarte a viajar por el mundo es la posibilidad de moverte por zonas donde, al cambio, con un salario europeo o unos mínimos ahorros en euros o dólares, puedes aguantar mucho tiempo dando vueltas. En el caso de que busques viajar trabajando ya sabes que empleo no cualificado sobra y que, con muy poco, es posible sobrevivir. La opción de trabajar por alojamiento y comida tampoco es nada despreciable si se quiere ahorrar al máximo y sumergirse de pleno en otras culturas.

Los viajeros habituales ya lo saben. No hay nadie con quien identificarse más que con otro viajero que ha decidido, como nosotros, cambiar de aires y pisar otras tierras como viajero, y no como turista. Todos los viajeros coincidimos en que, por más maravillas que hay en el mundo, lo más maravilloso que existe en el planeta es su gente. Tanto si son locales como colegas de viaje el ser humano marca de una manera imborrable cuando se está con la mente abierta y dispuesto a escuchar y aprender de los demás.

Nada motiva más que trabajar para seguir viajando. Por más tedioso que sea tu empleo o la labor que realices para poder seguir disfrutando de la vida en el sentido más amplio de la palabra, saber que cada hora de trabajo repercute en el disfrute que supone la nueva aventura que está por llegar o seguir disfrutando una ya empezada motiva más que nada en el mundo para un viajero.

Por último, darse cuenta de que hay más trabajos, más ciudades, más personas y en definitiva más mundo del que se nos ha dado al nacer es la grandeza de viajar. Hay tantas formas de vida como culturas en el mundo y a cuál más interesante. Acercarse a ellas y conocerlas es el primer paso para saber qué vida quieres para ti.