Consejos para disfrutar de un vuelo largo de la mejor forma posible II

Gran parte de los viajes largos, dado que los trayectos son más largos de lo normal, los pasamos viajando. Es por eso que es tan importante poner el acento en todo aquello que nos ayude a que nuestra experiencia durante todo el tiempo que vayamos a pasar dentro del avión sea lo más agradable posible.

Si bien la pasada semana ya advertimos a través de cinco consejos cómo disfrutar de un vuelo largo en avión, ahora vamos a proponer otras cinco pautas que nos ayudarán a hacer lo más llevadero posible nuestro largo viaje en avión:

No te quedes sentado todo el vuelo. Todos los expertos recomiendan estirar las piernas, la espalda y mover el cuello constantemente en forma circular para que nuestro cuerpo no se resienta de tantas horas parado en la misma posición. En cuanto a los ejercicios más habituales, estos son los de levantar los dedos de los pies cuando estemos sentados o hacer círculos con nuestro cuello y andar cada hora y media dos horas por los pasillos tratando de estirar los músculos al máximo.

Las cabinas de los aviones suelen tener un ambiente muy seco, por lo que deberemos aumentar nuestra ingesta de líquidos. Todos los expertos alertan de la importancia de beber más de lo normal durante los vuelos largos. De esta forma, además, aminoraremos las consecuencias del jet lag si nuestro vuelo nos lleva destino a un lugar con un huso horario muy distintos al de nuestra partida. A modo de tip sobre este asunto, lo mejor es, en destino, esperar a que sea de noche para dormir. Así es como mejor se combate el jet lag.

Para disfrutar de un vuelo, además de todo lo dicho anteriormente, es necesario relajarse, descansar, ver películas que nos gusten, leer libros que nos apasionen o escuchar música que nos transmita. Vamos a estar mucho tiempo sin salir del habitáculo y eso nos abre la opción a hacer muchas cosas que de normal no podemos por falta de tiempo libre. Todo lo que nos llene nos hará más agradable nuestro viaje.

Muy relacionado con este punto está el que nos dice que entretenerse es la mejor manera de divertirse y matar el tiempo de espera. Así pues, además de lo citado, si jugamos a algo con nuestro compañero de viaje, ya sea a cartas o a algún juego del teléfono o repasamos anécdotas con él, notaremos que el tiempo pasa mucho más rápido. Entre comida y comida y siesta y siesta hay tiempo para mucho. Mejor hacer estos pasajes lo más divertidos posibles.

Algo que costará más si viajamos solos. Sin embargo, viajar en avión en solitario es una excelente oportunidad para conocer la persona con la que compartimos reposa brazos. En muchos casos las compañías colocan a pasajeros solitarios juntos en los aviones, por lo que si ese es nuestro caso y el de otro viajero amable tendremos la oportunidad de hacer amistades de lo más interesantes. Algo que los viajeros más asiduos ya habrán tenido el placer de experimentar.

(Visitado 5 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *