Viajes a las localizaciones de las películas y series más famosas

Suelen advertir los expertos en el sector turístico que el consumidor de viajes es cada vez menos turista y más viajero. En este sentido se ha puesto el acento en la realidad de que cada vez son más las personas que realizan un viaje evitando museos y lugares de interés moviéndose por otro tipo de intereses como los relacionados con eventos musicales, deportivos o por la gastronomía.

Uno de los que cada vez parece estar ganando más adeptos es el relacionado con los viajes y la visita a lugares de interés cinematográfico. Así pues, cada vez son más las agencias que ofrecen entre las opciones de viaje posibles la opción de visitar los escenarios donde se han rodado algunas de las películas y series más famosas.

Juego de tronos: Una de las mejores series de la historia y más seguidas en todo el mundo destaca por haberse rodado en un sinfín de escenarios. La agencia Frikitrip es la que más y mejor controla los desplazamientos con guía a estas localizaciones tanto en España, con visitas a Sevilla, Peñíscola o Girona, como en Irlanda y otros países. Ver Mereen, Bravos, Kingslanding o Invernalia es posible para los más fans de la saga de Game Of Thrones.

El señor de los anillos: Una de las trilogías más vistas de la historia del cine es también la que más lejos pilla a los viajeros amantes de la saga en España. Nada más y nada menos que en Nueva Zelanda, por lo que no es de extrañar que quien mejor controla este tema sea Nueva Zelanda Viajes. Estos organizan un itinerario que permite a los viajeros pisar localizaciones tan importantes como Isengard, Lothlórien, Mordor o Hobbiton.

Dr. Who: Los más freaks también tienen su particular visita al epicentro de la serie. La ofrece de nuevo Frikitrip cuando anualmente, del 12 al 15 de agosto, recorre las principales localizaciones de Londres y Cardiff donde se ha grabado la afamada serie inglesa. Si tienen intención de sumarse a la Doctor Who Experience, que tiene lugar en Cardiff dense prisa porque el 9 de septiembre será el último día que puedan hacerlo.

Harry Potter: Otro de los viajes más anhelados por los amantes de los libros y las películas de otra gran saga es el que te puede llevar a visitar los escenarios principales de Harry Potter. Son muchas las agencias que ofrecen circuitos en internet. En la red también es fácil encontrar itinerarios para visitar por cuenta propia pisando la callejón Diagon, el Caldero Chorreante o el mítico andén 9.

El ministerio del tiempo: Una de las series más exitosas del momento también tiene particular tour por la capital de España. Bajo el nombre de “El Madrid del Ministerio del Tiempo” se ofrece un itinerario por las calles de Madrid recorriendo las calles, plazas y en definitiva las localizaciones públicas en las que se ha rodado la aclamada serie española.

Nueva York: Hablar de Nueva York es hacerlo de un escenario al completo. Son tantas las series y las películas que se han rodado allí que Viator.com ofrece visitas a localizaciones que encontramos en Sexo en Nueva York, Friends, Cómo conocí a vuestra madre, Spider-Man y mucho más.

Consejos para evitar el síndrome turista

Salvo los mejor avenidos, todo hijo de vecino ha viajado o viajará alguna vez en la clase turista. Los que ya han viajado en esta clase popular ya saben que, en ocasiones, se acaba sufriendo el conocido como síndrome turista. Los que no no tardarán en aprenderlo. Para todos ellos estos consejos para hacer de nuestro viaje lo más llevadero posible.

Viajar los sábados por la noche

Aunque no es una ciencia exacta, la mayoría de aerolíneas cobran menos por los billetes que obligan al pasajero a pasar la noche del sábado en el avión. Es por eso que, si nos da igual, puede ser una magnífica forma de ahorrar un dinerito para nuestro viaje.

Clase económica… Premium

En muchos casos los primeros descuentos que aparecen para ciertos vuelos que no han conseguido vender al ritmo esperado son los que equiparan los precios de la clase económica premium con los de la clase turista normal. Cada vez son más las aerolíneas que los ofrecen. La principal característica es la ampliación de espacio para el viajero.

Los asientos de emergencia son más anchos

Si bien a veces cobran más por ellos, otras no. Se da la circunstancia, además, de que en muchos vuelos no hay nadie que haya comprado ese espacio que es necesario tener cubierto para poder elevar el avión por motivos de seguridad. Si puedes hacerte con él, disfrutarán de un vuelo algo más ancho.

No pagar por comer

Si te la ofrecen, genial. Si no, dado el elevado precio de la comida en el aire es recomendable evitarla. Si comemos antes de subir o subimos comida de casa, algo que está permitido, nos ahorraremos un buen pico. Si no se puede evitar, ya saben, vayan preparando la tarjeta, los euros o los dólares. Todos valen para pagar abordo.

Andar en los vuelos largos

Dado que no vamos a poder evitar pasar unas cuentas horas si nuestro vuelo es de los catalogados como largos, lo mejor que podemos hacer es salir a andar cada dos horas y dar un paseo por los pasillos. Además de estirar las piernas nos entretendremos viendo algo distintos y, además, podremos disfrutar de un vaso de agua si llegamos hasta la zona final del aparato donde se encuentran las azafatas.

Aprovechar el tiempo de viaje

Los viajes se hacen más cortos en compañía de alguien. Si no podemos contar con esta compañía o ya venimos hablando todo el camino, más lo que nos falta de viaje, podemos llevarnos un libro, descargarnos música en nuestro teléfono o hacer lo propio con algún podcast que nos acompañe durante todo el viaje.

Pregunta a las azafatas

Si tienes cualquier duda sobre qué está incluido o no, qué se puede hacer o no en cada momento o sobre el lugar de destino, no dudes en preguntar a la tripulación de vuelo dado que, además de en lo relativo al viaje en avión, podrán darte todo tipo de consejos o información de utilidad sobre el destino al que se dirige la aeronave.

Inventos que cambiaron la forma de viajar para siempre

Para viajar, en el sentido más estricto de la palabra, hace falta muy poco. Tan solo la capacidad para poder movilizarse y encaminarse hacia un destino.

Sin embargo, a lo largo de la historia de la humanidad han sido muchos los inventos que han servido de ayuda para hacer los viajes mucho más rápidos, sencillos y llevaderos para los aventureros, tal y como vamos a tratar de mostrar en este post.

El primero de la lista, cómo no, es la mochila. Ya sea como mero recipiente portados de objetos o como casa andante en forma de ‘backpack’ lo cierto es que la mochila moderna, producida en masa a finales de los años 30, fue y sigue siendo uno de los movimientos más importantes para los viajeros de todo el mundo.

Ya mucho más reciente ha sido la expansión de la telefonía móvil al principio y más recientemente de la telefonía móvil inteligente. Gracias a estos dispositivos podemos llevar con nosotros guías de viaje, billetes de avión, reservas de hotel, comunicación directa con cualquier persona de origen o destino y hasta un GPS que hace las veces de mapa interactivo, cuando no de cámara de fotos semi profesional.

Volviendo al primer punto, si hablamos de transportar equipaje un cambio que los viajeros hemos agradecido enormemente es el que tiene que ver con la colocación de ruedas en las maletas. Al principio dos y luego cuatro y con movilidad en todas las direcciones han permitido aumentar la capacidad de carga y han impedido dolores y lesiones a distintos niveles.

En cuanto a la forma de pasar la noche uno de los más rudimentarios que sigue teniendo una auténtica legión de seguidores es la tienda de campaña. De todo tipo, forma y capacidad es una de las más económicas y aventureras de todas las que existen. Ahora, montarla y desmontarla es mucho más sencillo de lo que lo fue en los inicios.

Tenía que llegar este punto. El que hace referencia a las compañías aéreas low cost. Si bien a principios del pasado siglo lo de viajar quedaba en manos de ricos, artistas y diplomáticos ahora está ya al alcance de gran parte de la clase media de Occidente. Su existencia ha provocado que se multipliquen por mucho el número de viajeros de todo el mundo.

Previo a este ‘boom’ de aerolíneas low cost llegó la tarjeta de crédito. Ese sistema de pago en plástico que nos permite movernos por todo el mundo sin necesidad de tener que tocar dinero, cambiar divisas o contar cuánto nos queda en el bolsillo. Su aparición ha hecho mucho más sencillo moverse por todo el globo.

A nivel más mundano, pero también muy importante encontramos los adaptadores de viaje. El hecho de que no haya un sistema internacional para cargar los dispositivos y que tantos quebraderos de cabeza provocó durante un tiempo ha pasado a mejor vida gracias a estos económicos aparatitos.

Por último, qué decir de los GPS. Los tediosos y difícilmente interpretables mapas son ya historia. Ahora los sistemas de geolocalización del teléfono o del coche nos llevan donde queremos, por la vía más rápida y/o económica, advirtiéndonos del tráfico y sin posibilidad de pérdida. Viajar así, es más placer aún.