Inventos que cambiaron la forma de viajar para siempre

Para viajar, en el sentido más estricto de la palabra, hace falta muy poco. Tan solo la capacidad para poder movilizarse y encaminarse hacia un destino.

Sin embargo, a lo largo de la historia de la humanidad han sido muchos los inventos que han servido de ayuda para hacer los viajes mucho más rápidos, sencillos y llevaderos para los aventureros, tal y como vamos a tratar de mostrar en este post.

El primero de la lista, cómo no, es la mochila. Ya sea como mero recipiente portados de objetos o como casa andante en forma de ‘backpack’ lo cierto es que la mochila moderna, producida en masa a finales de los años 30, fue y sigue siendo uno de los movimientos más importantes para los viajeros de todo el mundo.

Ya mucho más reciente ha sido la expansión de la telefonía móvil al principio y más recientemente de la telefonía móvil inteligente. Gracias a estos dispositivos podemos llevar con nosotros guías de viaje, billetes de avión, reservas de hotel, comunicación directa con cualquier persona de origen o destino y hasta un GPS que hace las veces de mapa interactivo, cuando no de cámara de fotos semi profesional.

Volviendo al primer punto, si hablamos de transportar equipaje un cambio que los viajeros hemos agradecido enormemente es el que tiene que ver con la colocación de ruedas en las maletas. Al principio dos y luego cuatro y con movilidad en todas las direcciones han permitido aumentar la capacidad de carga y han impedido dolores y lesiones a distintos niveles.

En cuanto a la forma de pasar la noche uno de los más rudimentarios que sigue teniendo una auténtica legión de seguidores es la tienda de campaña. De todo tipo, forma y capacidad es una de las más económicas y aventureras de todas las que existen. Ahora, montarla y desmontarla es mucho más sencillo de lo que lo fue en los inicios.

Tenía que llegar este punto. El que hace referencia a las compañías aéreas low cost. Si bien a principios del pasado siglo lo de viajar quedaba en manos de ricos, artistas y diplomáticos ahora está ya al alcance de gran parte de la clase media de Occidente. Su existencia ha provocado que se multipliquen por mucho el número de viajeros de todo el mundo.

Previo a este ‘boom’ de aerolíneas low cost llegó la tarjeta de crédito. Ese sistema de pago en plástico que nos permite movernos por todo el mundo sin necesidad de tener que tocar dinero, cambiar divisas o contar cuánto nos queda en el bolsillo. Su aparición ha hecho mucho más sencillo moverse por todo el globo.

A nivel más mundano, pero también muy importante encontramos los adaptadores de viaje. El hecho de que no haya un sistema internacional para cargar los dispositivos y que tantos quebraderos de cabeza provocó durante un tiempo ha pasado a mejor vida gracias a estos económicos aparatitos.

Por último, qué decir de los GPS. Los tediosos y difícilmente interpretables mapas son ya historia. Ahora los sistemas de geolocalización del teléfono o del coche nos llevan donde queremos, por la vía más rápida y/o económica, advirtiéndonos del tráfico y sin posibilidad de pérdida. Viajar así, es más placer aún.

(Visitado 9 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *