Los viajes que las compañías de seguro no quieren cubrir

No todo el mundo gusta de viajar a las grandes ciudades, ni moverse en crucero, ni salir con un paquete con todo cerrado en el que es imposible dejarse ningín ‘highlight’ en nuestro destino.

Más allá de los jóvenes mochileros, cuyas aventuras se advierten a medida que van decidiendo las paradas, la duración de las mismas y el camino por el que abrirse paso, existe otro tipo de turistas aún más osado si cabe que lo que gusta es de adentrarse en los lugares más inhóspitos, alejados del sector terciario y donde los extranjeros son una ‘rara avis’.

Son estos los que más problemas tienen, con mucha diferencia, para encontrar seguros de viaje que les cubran ante cualquier eventualidad durante su intrépido recorrido en el que, por tratarse, en muchos casos, de zonas ‘rojas’ en las que las posibilidades de sufrir problemas se multiplican.

Vamos pues en este post a ver cuáles son esos destinos en los que muchos aventureros posan sus pies y que las compañías de seguros, sabedoras de que estos se están metiendo en la boca del lobo, no desean cubrirles de ninguna de las maneras.

Uno de los más peligrosos, y que no por ello está impidiendo que los más osados tomen un avión en su dirección es Afganistán. Hinterland Travel, uno de los pocos tour operadores que trabaja en la zona, mantiene unas rutinas productivas un tanto peculiares. Sus reservas en los hoteles de las zonas más cercanas a los talibanes las realiza a última hora para evitar filtraciones y, cuando estas son descubiertas, pasas a sus atrevidos huéspedes a casas particulares. Los tiroteos son una de las ¿atracciones? diarias en estas complicadas zonas.

Más de lo mismo sucede en Irak, donde muchos amantes de los conflictos bélicos están deseosos de poner el pie para ver cómo ha quedado el país del golfo pérsico tras la última guerra que dejó a Sadam Husein en la estacada. Las zonas controladas por paramilitares o las fronteras calientes con los miembros del ISIS merodeando son algunos de los lugares que algunos de estos extraños viajeros pide pisar.

Algo similar que lo sucede en Siria, donde el DAESH campa a sus anchas por las zonas fronterizas y ciudades sitiadas en su lucha contra Al Assad en una guerra que ha provocado varios millones de exiliados y que, sin embargo, no es óbice para que muchos fanáticos del conflicto traten de acudir en busca de adrenalina.

Un poco más tranquilo, según la zona visitada, es Pakistán. Uno de los lugares más montañosos y con muchas de las cumbres más famosas que en la zona de Kachemira también vive una auténtica cruzada que decenas de años después de la independencia de India sigue dejando miles de muertos.

Todos estos destinos, y muchos otros en África como Somalia, Sudán o Congo son puntos ciegos que las aseguradoras no quieren ni oír hablar. Sin embargo, los viajeros siguen buscándose la vida para llegar a ellos.