Trucos para viajar barato… casi gratis

Se lo hemos comentado en alguna ocasión. Pocas verdades más palmarias hay que la que dice que viajar es la única cosa que cuesta dinero que te hace más rico. No por ser incontestable, es menos cierto que viajar exige, como mínimo, algo de ahorro para poder emprender una aventura lejos de casa. No obstante, y dado que existen multitud de formas de viajar, las hay también que reducen al máximo los costes como vamos a tratar de ver en este post. Tomen nota, y vayan buscando fecha.

Lo primero que hay que remarcar es que la llegada de internet ha supuesto toda una revolución para el sector turístico, los comparadores de vuelos y hoteles, así como los distintos perfiles en las redes sociales que advierten de chollos han convertido viajar en algo mucho más barato. Un ‘tip’ obligatorio que deben conocer nuestros lectores es que, a la hora de buscar un vuelo, es recomendable borrar las cookies para evitar que nuestro rastro pasado buscando precios mande un aviso a estos buscadores y nos lo encarezcan.

En este sentido, y sabedores de que para aterrizar en algunos destinos no podremos evitar tener que utilizar el avión, son muchas las webs que se dedican a publicar tarifas error en billetes de avión con descuentos de más del cincuenta por ciento, como por ejemplo exprimeviajes. Eso sí, si queremos viajar a precio de coste, deberemos acoplarnos a las fechas a las que está adscrita esta ‘tarfa error’.

Es también interesante visitar distintos fotos en los que tantear opiniones sobre precios, mayoristas, compañías de avión, traslados, hoteles y excursiones, entre otras cosas, de gente que ya haya realizado antes la aventura que nos traemos entre manos. De esta forma podemos reducir notablemente los gastos.

Para los más valientes, recomendamos la posibilidad de abrirse un perfil en portales como couchsurfing, que permite intercambiar ‘sofás’ en cualquier ciudad del mundo con generosos huéspedes que no cobran nada por alojar a viajeros en su casa, o a portales relacionados con intercambio de casas para viajar, con intercambio de trabajo por alojamiento o similares. Todo sobre nos puede hacer viajar a coste cero por todo el mundo.

Es importante también viajar en momentos menos concurridos que la mayoría. Ya sabemos que será más difícil encontrar una tarifa error o una oferta si viajamos en verano, y también un sofá en couchsurfing o incluso un coche que nos recoja para llevarnos haciendo autostop entre ciudades. Comprar con antelación de un mes y medio para vuelos nacionales y continentales y de tres meses para intercontinentales, parece estar demostrado que reduce notablemente los precios.

Para aquellos que decidan enrolarse en un crucero, deben saber que estas compañías también suelen ofrecer auténticas gangas unas dos semanas antes de que salgan los mismos y las acecha la opción de vender los camarotes que no han vendido antes, a precios que pueden rondar la mitad o menos de lo que los vendían días antes.

Una vez nos hemos decidido por hacer un crucero, si queremos ahorrar al máximo deberemos evitar apuntarnos a las excursiones organizadas y patear por nuestra cuenta.

En cuanto a la comida, una de las claves para encontrar los lugares más baratos está en los fotos estilo tripadvisor en los que cribar por precios aquellos lugares poco conocidos, repletos de locales, y que sirven comida por muy poco dinero. Así es difícil fallar.

Por último, es también importante poner el acento en las argucias que los más valientes emplean para viajar gratis como es la de realizar reservas de avión con escalas imposibles en busca de retrasos y cancelaciones que supongan un reembolso del billete o una indemnización suculenta que nos alivie la inversión viajera.

Los mejores destinos para Semana Santa para todos los bolsillos

Viajar cuesta dinero, pero eso no tiene por qué significar mucho dinero. Ni mucho menos. Conocer nuevos lugares puede hacerse desde muy distintas perspectivas. Las hay que incluyen todo tipo de detalles, lujo y comodidades. También las hay que solo implican hacerse la mochila y levantar el dedo en la autopista. En medio, lo que la mayoría de nosotros entendemos como programar un viaje. Si quieres disfrutar de un precioso destino pero sin que acabe notándolo en exceso tu bolsillo, vamos a ver qué es lo que se nos ofrece de cara a la Semana Santa 2017.

Si lo tuyo es buscar contraste y hacerlo a bajo coste tu destino debería ser Europa del Este. A golpe de aerolínea low cost y tren local te puedes plantar en auténticas maravillas desconocidas. Una vez sales de las grandes capitales, como por ejemplo sucede con Olomouc en la República Checa, Wroclaw en Polonia o Goreme en plena Capadocia puedes encontrar alojamiento en hotel por debajo de los 30 euros la noche sin que el alojamiento tenga para nada que ser deficiente. Si no te importa compartir cama podrás dormir por muy poco más diez euros.

Ya en la frontera de los 50 euros la noche, y también en destinos a los que se puede llegar con aerolíneas de bajo coste, puedes encontrar ciudades con tanto encanto como la vecina portuguesa de Sintra, la capital húngara de Budapest, la eslovaca de Bratislava o la preciosa ciudad polaca de Cracovia donde por cincuenta euros podrás dormir en el centro de las ciudades con todas las comodidades.

Sólo un poco por encima de estos precios podemos quedarnos más cerca. Ciudades tan mediterráneas como Marsella o tan encantadoras como Burdeos, tan típicamente italianas como Nápoles, tan porteñas como Oporto y tan espectaculares como Praga tienen una oferta de lo más interesante por debajo de los cien euros la noche.

Ya sobre los cien o algo por encima hallamos territorios tan encantadores como la capital escocesa de Edimburgo, la preciosa ciudad belga de Brujas que puedes ver en un par de días junto a Bruselas, la bella mediterránea ciudad croata de Dubrovnik o la artística ciudad de Viena en pleno centro de Europa.

Ya por encima de los 150 euros la noche, para los bolsillos que quieran estirarse en estas próximas Pascuas, la oferta se dispara pudiendo encontrar hoteles de lo mejorcito del continente en Londres, Venecia, Amsterdam, Oslo, Estocolmo, Copenhague o buscar algo distintos en busca de la última nieve del año en plenos Alpes Suizos o italianos.

Viajar en Pascuas 2017

Como ven, para viajar lo que hace falta son ganas. El bolsillo puede que marque nuestro tipo de viaje, pero no debería hacerlo en relación a nuestro destino. En cualquier ciudad a golpe de ‘autoestop’ o de viaje en tren o autobús -y eso incluye toda Europa- nos podemos alojar en hostels por menos de 50 euros si no buscamos un enclave céntrico y lujoso. Para los que busquen esto, ya saben no les faltará oferta ni opciones. La cuestión es aprovechar esos festivos que vienen y viajar.