Las 10 ciudades que más sorprenden a los viajeros II

Tal y como comentamos la semana pasada son muchas las ciudades que son eclipsadas por otras debido a su historia o cercanía pero que son auténticas joyas que merecen ser visitadas por todo viajero que se precie.

Vamos a repasar algunos de esos ‘otros’ destinos cargados de magia y sorpresas para los turistas que decidan desviarse de su camino para conocer más allá de lo ofrecido en las principales rutas turísticas.

Sao Paulo: Eclipsada, en este caso, por Río de Janeiro, destaca por ser el mayor centro de negocios de toda América Latina. Con una sobrepoblación que descomumal es un foco de contrastes de lo más interesante de todo el país carioca. A nivel estético, a través de sus distintos distritos es capaz de fundir el estilo colonial con los rascacielos más modernos. Y es que sus primeras construcciones datan de 1554. Centro de llegada de inmigrantes de todo el planeta posee un color especial debido a la mezcla de culturas, religiones y, quizás lo más gustoso para el viajero, tradiciones gastronómicas.

Carmen de Patagones: Al sur del sur de la provincia de la capital argentina encontramos esta agradable e inesperada sorpresa. Lo es por la conservación de su casco viejo en la barranca del río Negro, donde los vestigios coloniales se agolpan entre sus museos, bares y casas. Si puedes pasar por allí es obligatorio disfrutar de la ciudad desde el río o desde Viedma, la capital de Río Negro. Vale mucho la pena.

Ciudad del Cabo: Conocida por ser la capital cultural de Sudáfrica es quizás la ciudad más europea de todo el continente negro. No obstante los habituales y sorprendentes contrastes que se producen en este país tienen en esta ciudad una parada preciadísima. Su bello distrito portuario, su casco histórico y comercial y, de nuevo, su más que interesante oferta gastronómica la convierten en un ‘must’ para los viajeros a Sudáfrica.

Bendigo: Una de las ciudades quizás menos conocidas para los de acá arriba del continente australiano. Aunque ahora ha perdido toda su grandeza fue una de las capitales del periodo victoriana en Australia. Desde aquel momento se convirtió en un punto de recepción de inmigrantes de primer orden, con la riqueza cultura que esto supone siempre a estos territorios. Las nuevas edificaciones, la gran comunidad china y su legado con el paso de los años y sus calles arboladas son una belleza.

Dubai: Para muchos una muestra indecente de la opulencia de Medio Oriente y para otros mucho más que ostentación y excentricidad árabe. Lo cierto es que Dubai, una vez te adentras en el arroyo Dubai Creek y arribas a su casco antiguo, es mucho más que rascacielos y deportivos aparcados. Aunque la historia no es su fuerte, los vestigios de lo que fue del barrio Bastakiya de finales del siglo XIX, con patios interiores transformados en ocio, así como la antiquísima Fortaleza Al Fahidi de 1787) se unen a los focos como principales puntos de interés de este destino cada vez más importante a nivel mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *