Consejos para viajar con tu mascota por ahí

En España son alrededor de 20 los millones de mascotas que nos alegran la vida. Aunque son muchos los que se quedan en casa al cuidado de algún miembro de la familia o los que ingresan en alguna residencia canina durante el tiempo de ausencia de sus mejores amigos, otros tienen la suerte de emprender el viaje junto a sus dueños.

En este caso no está de más tener en cuenta una serie de consejos que dan las asociaciones de animales a todos aquellos poseedores de una mascota que estén pensando en llevársela junto a ellos para disfrutar de esos días que estarán lejos de casa.

El primero de todos es el que pone el acento en la necesidad de portar toda la documentación del animal en regla y actualizada. Esto es la cartilla sanitaria actualizada y sellada por el veterinario si nos movemos por España y el pasaporte para animales domésticos si nos vamos a mover más allá de nuestras fronteras. Igualmente el animal debe poseer el microchip que ayudará a encontrarnos en caso de pérdida.

El segundo estaría relacionado con el chequeo médico previo al inicio del viaje al que se recomienda someter a nuestros animales. Sólo así podremos estar seguros de que estarán en perfectas condiciones durante el tiempo que estemos fuera de casa. Los veterinarios recomiendan no dar comida sólida desde dos horas antes del inicio del viaje, darle agua fría y, si es propenso a lo vómitos un antihermético. Si el viaje es largo se le puede administrar una valeriana si vemos que padece mareos o está inquieto.

Para viajar en coche o transporte público los perros pequeños pueden ir en transportín, mientras que los grandes, si van a viajar en coche, deberán ir atados al asiento trasero debidamente o en la parte trasera del coche si este permite la instalación de una rejilla de seguridad.

Es recomendable, si se viaja en automóvil cubrir la zona en la que vaya a estar con fundas protectoras para el coche ya que es posible que el animal suelte pelo o vomite en algún momento del viaje, además de tirar babas o el agua que pueda ir ingiriendo a cada rato.

Muy importante es la ventilación del automóvil. Si bien no puede sacar la cabeza por la ventana sí que debe haber una ventana siempre abierta parcialmente, incluyendo aquellas paradas en las que el animal se quede solo en el vehículo ya que de lo contrario podría asfixiarse.

Cada vez que se estacione el coche se deberá aparcar en la sombra, sobre todo en verano. Las altas temperaturas que afectan a los seres humanos aún lo hacen más en los animales de compañía cuyas temperaturas corporales son más altas. De lo contrario expondremos a nuestra mascota a grandes riesgos.

En cada parada será recomendable que este ande al menos unos cinco minutos cada dos horas. Una vez llegado a destino, a modo de premio por haber aguantado tanto tiempo en el automóvil, podremos darle un premio y unas caricias antes de empezar a disfrutar de su compañía durante nuestras vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *