Las cualidades del asesor de viajes perfecto

Aunque cada vez son más los que echan manos de internet a la hora de programar su viaje todavía son muchos los futuros viajeros que precisan de atención al cliente para organizar sus vacaciones, conocer al detalle asuntos relacionados con su escapada o para pedir que, de tal día a tal día, con un presupuesto X y sabedores de lo que buscan, ponerse en manos de un agente para que haga encaje de bolillos y consiga crear las vacaciones perfectas.

Un empleo de lo más gratificante para las personas con habilidades sociales y amantes de los viajes que, eso sí, requieren de una serie de cualidades que lo convertirán en el asesor de viajes perfecto o en un trabajador más. Vamos a tratar de ayudarles a descifrar cuándo se encuentran delante uno ‘top’ y cuándo delante de uno más.

Las características que nos revelan que estamos ante el agente de viajes perfecto

Profesional

Como todo aquel que posee un empleo por alguna actividad, un buen asesor de viajes debe ser un buen profesional. Eso quiere decir ser diligente e ir con la verdad por delante, aunque esto le pueda hacer perder dinero. Para ello necesitará, por tanto, ser conocedor de las novedades en los distintos destinos mayoritarios y no dejar de estar al día en todo lo relacionado con la industria en su afán por ofrecer el mejor servicio a cada potencial cliente.

Viajero empedernido

No hay mejor asesor de viajes que un viajero empedernido. En este caso, ser cocinero antes que fraile ayuda y mucho a aconsejar en destinos, plazos de viajes, escalas y en todo tipo de detalles a la hora de explicar qué es más importante y qué no, dónde encontrar según qué tipo de atracciones en destino y todo lo que concierne a la aventura de dejar atrás la puerta de casa.

Buen vendedor

Si bien antes decíamos que un buen asesor no debe vender la moto, también es cierto es que el buen trabajador de una agencia de viajes es aquel que consigue meter el gusanillo sobre un destino que se acaba materializando en una venta. Una tarea que debe realizar mejor que los competidores. Y es que solo haciendo valer su capacidad de gran asesor conseguirá que nadie que integre su cartera piense en ir a otro lado en busca de un viaje organizado.

Empleado de empresa

Para redondear las características que debe tener todo buen asesor no podemos olvidar la que tiene que ver con su condición de asalariado. El asesor de viajes es, casi siempre, la imagen visible de una marca, una filosofía o una idea. Una serie de valores que antes le deben haber inculcado a él y que él debe saber transmitir en cada servicio marcando esa diferencia con el resto de competidores que puede significar una segunda venta en el futuro.

Si se encuentran delante de este agente de viajes, no lo duden, ni intenten encontrar nada parecido en internet. Ya lo saben: Más vale bueno conocido que malo por conocer.

Cómo disfrutar un viaje de lujo por mucho menos de lo que crees

Quien más quien menos ha soñado alguna vez con disfrutar de unas vacaciones repletas de lujo. Algo que a la mayoría solo nos los impide el tremendo gasto que implicaría cumplir nuestros sueños más imposibles, en cuanto a viajar se refiere.

Quizás por eso, la página de reseñas de viajes y gastronomía por excelencia del momento, Tripadvisor, ha elaborado su particular guía de viajes ‘Lujo por Menos’ en la que pone el acento en los nueve destinos más deseados por sus usuarios y en cómo conseguir acercarse a ese destino de la manera más económicamente posible.

Tanto es así que, según la guía, aquellos viajeros que la consulten encontrarán la manera de reducir los costes de ese viaje soñado entre un 20% y un 50%, en función de distintos parámetros en función de cada uno de estos destinos. Vamos a verlos, uno a uno.

Cuándo es más barato viajar a estos 5 caros destinos

Bali

La conocida como isla de los dioses indonesia es uno de esos destinos con los que muchos sueñan pisar alguna vez en la vida. Según ‘Lujo por menos’, tras analizar distintos cursos y los precios medios de vuelos y hoteles han llegado a la conclusión de que los mejores meses para visitarlo son mayo y junio, consiguiendo para entonces precios que suponen un ahorro respecto a la temporada alta de hasta un 52%, lo que supone un ahorro de más de 200 euros.

Islas Mauricio

La citada guía asegura que los mejores meses para viajar al paraíso africano son los que van de septiembre a enero. En términos económicos, el mejor momento sería septiembre, cuando el ahorro respecto a otros meses de temporada alta se acerca a los 250 euros. Si hablamos de hospedaje, las opciones más económicas se sitúan en el norte y en el oeste de la isla.

Botsuana

Conocido mundialmente por su enclave geográfico, que permite a sus viajeros disfrutar tanto de la fauna del Delta del Okavango como de la aridez del desierto de Kalahari no es un destino barato para los viajeros que pretenden pisarlo saliendo en avión desde Europa. Sin embargo, si viajamos a allí entre abril y octubre encontraremos un descenso en los precios de unos 200 euros.

Nueva York

Otro de esos destinos a los que todo el mundo quiere ir alguna vez en la vida. Con los precios de los hoteles por los aires parece claro que es en marzo cuando estos se relajan más. Según esta información estos caen hasta en un tercio provocando ahorros de más de 100 euros. Lo peor, que la temperatura es impredecible para entonces.

Japón

Uno de los destinos más deseados últimamente por los españoles es Japón. Viajar al lejano oriente no es barato y menos hacerlo a un destino tradicionalmente caro para nosotros. Para conseguir descuentos de lo más interesantes lo mejor es viajar en mayo, cuando el ahorro puede ascender por encima del 20% lo que se traduce en algo más de 50 euros por día.

Trucos para viajar con los suegros… y no morir en el intento

Quien más quien menos se va a enfrentar a esta situación. Ya sea con motivo de las vacaciones en el pueblo, porque vayas a pasar un fin de semana de cumpleaños a la casa familiar o porque te desplaces a una boda en la que te toque pasar un fin de semana con la familia de su pareja parece complicado que lo vayas a poder evitar.

Partiendo del hecho de que cada familia es un mundo, lo cierto es que el truco de pasarse callado casi toda la comida como ocurre en las comidas familiares y que muchos tratan de emplear deja de valer cuando se trata de pasar días con la familia política.

Dicho esto, y teniendo en cuenta lo que distintos psicólogos han recomendado a este respecto para afrontar de la mejor manera posible y sin morir en el intento unos días con tus suegros vamos a indicar una serie de pautas que a buen seguro nos hacen el viaje mucho más llevadero.

La primera pasa porque nuestra pareja ponga todo de su parte y nos haga esos días mucho más fáciles. Esta debe ser tu cómplice e indicarte en todo momento por dónde ir, por dónde no y mostrarse a tu lado respaldándote en tus comentarios. No hay nada peor que notar que tu pareja se sitúa en el bando contrario haciendo un frente común contra ti… si se da el caso, claro.

La segunda pasaría porque las decisiones que toméis en pareja sean comunicadas y esgrimidas ante la familia por la persona que está pasando el fin de semana junto a su familia. Así pues, si a ti no te apetece seguir de fiesta y quieres volver a casa o prefiere un plan antes que otro la decisión en pareja debe ser comunicado por el hijo o hija que viaja con sus padres.

Incluso aunque sientas que tienes confianza, la comunicación de una hija hablando por los dos será mucho mejor asimilada y menos malinterpretada que una que puedas lanzar tú y que admita lecturas entre líneas.

En el caso de que surjan problemas, la idea es que tanto el afectado como la pareja hablen siempre en primera persona del plural comentando que preferimos esto, que esto no nos ha gustado mucho.

No obstante, la más importante es tener una mentalidad positiva, centrarse en lo bueno y dejar pasar lo malo, además de evitar siempre las conversaciones o temas delicados, las situaciones que puedan provocar discusiones acaloradas o las situaciones de tensión en general.

Las reglas a seguir cuando viajas con tus suegros

Si conseguimos cumplir con estas reglas de oro a buen seguro que el fin de semana no solo se nos pasará de lo más rápido, sino que estaremos en disposición de disfrutarlo al máximo, sea cual sea nuestra relación con nuestros suegros.

Viajar con los suegros no debe ser un problema y si lo es, nada mejor que tirar de diplomacia, mano izquierda y, sobre todo, de nuestra pareja, quien será nuestra gran aliada en estos días con toda la familia reunida.

Consejos para no estresarse durante las vacaciones y disfrutarlas al máximo

Las vacaciones, además de un derecho de todos, es también el momento ideal para romper con la rutina, cambiar de aires, respirar aire nuevo, disfrutar de nuestros seres queridos y desconectar de todo a lo que estamos atados el resto del año.

Sin embargo, a menudo el período vacacional, como consecuencia de una serie de errores que en alguna medida todos hemos cometido en alguna ocasión puede llegar a convertirse en todo un calvario. Es por eso que en este artículo vamos a tratar de poner el acento en los consejos que dan los especialistas para no estresarse durante las vacaciones y disfrutarlas al máximo.

Planificación, mejor que improvisación

El primer consejo de todos partiría de la planificación de las mismas. Una cosa es planificar las vacaciones y otras no dejar margen a la improvisación y cuadricular todo lo que se debe hacer, lo que siempre acaba siendo un error de partida. No obstante, cuando hablamos de planificar nos referimos, por ejemplo, a hacer un estudio de los gastos que creemos podemos tener durante las vacaciones y anticiparnos a ellos. Dicen los expertos que, lo ideal, es ahorrar un 10% del total de lo que ganamos cada mes para disfrutar de unas más que buenas vacaciones al año evitando así sobresaltos.

Otra de las cosas que dicen es que, pese a lo que pudiera parecer, no debemos convertir nuestras vacaciones en ese período en el que hacer a la vez y de golpe todo aquello que no hemos podido hacer durante el año y que anhelamos hacer. Y es que las vacaciones deben servir, además de para hacer cosas, para descansar. Eso es lo recomendable.

Ni que decir de la que debe ser nuestra actitud durante nuestros días de disfrute. Aunque tampoco se debe hacer durante el resto del año mucho menos todo lo que tenga que ver con imponer planes, ideas, horarios, actividades o quedadas. Todo debe ser consultado con tu compañer@ o compañer@s de viaje y, si algo no parece bien, retirarlo del calendario de posibles actividades. En este sentido, dicen que lo ideal es tener los mínimos compromisos y disfrutar al máximo de la pareja, en el caso de que se tenga. Si no, de cualquier ser querido.

No todo puede salir perfecto durante las vacaciones

Es también imprescindible saber de antemano que durante nuestras vacaciones no todo va a poder ser perfecto y salir a la perfección ya que de lo contrario estaremos construyendo una frustración en potencia de un tamaño considerable. Es pues importante saber que no es obligatorio ser felices, sino intentar tener paz, comunicación, disfrutar de lo que hacemos y con quién lo hacemos, más allá de las discusiones que puedan aparecer.

Por último, recordar que introducir una buena rutina, llena de hábitos saludables nos hará no sólo sentirnos mejor, sino también poder aumentar nuestra vitalidad y positividad a lo largo de nuestro viaje o del tiempo que nos duren los días de asueto. Rutina, este última, que también hay que tratar de introducir en nuestro día a día.