Trucos para viajar con los suegros… y no morir en el intento

Quien más quien menos se va a enfrentar a esta situación. Ya sea con motivo de las vacaciones en el pueblo, porque vayas a pasar un fin de semana de cumpleaños a la casa familiar o porque te desplaces a una boda en la que te toque pasar un fin de semana con la familia de su pareja parece complicado que lo vayas a poder evitar.

Partiendo del hecho de que cada familia es un mundo, lo cierto es que el truco de pasarse callado casi toda la comida como ocurre en las comidas familiares y que muchos tratan de emplear deja de valer cuando se trata de pasar días con la familia política.

Dicho esto, y teniendo en cuenta lo que distintos psicólogos han recomendado a este respecto para afrontar de la mejor manera posible y sin morir en el intento unos días con tus suegros vamos a indicar una serie de pautas que a buen seguro nos hacen el viaje mucho más llevadero.

La primera pasa porque nuestra pareja ponga todo de su parte y nos haga esos días mucho más fáciles. Esta debe ser tu cómplice e indicarte en todo momento por dónde ir, por dónde no y mostrarse a tu lado respaldándote en tus comentarios. No hay nada peor que notar que tu pareja se sitúa en el bando contrario haciendo un frente común contra ti… si se da el caso, claro.

La segunda pasaría porque las decisiones que toméis en pareja sean comunicadas y esgrimidas ante la familia por la persona que está pasando el fin de semana junto a su familia. Así pues, si a ti no te apetece seguir de fiesta y quieres volver a casa o prefiere un plan antes que otro la decisión en pareja debe ser comunicado por el hijo o hija que viaja con sus padres.

Incluso aunque sientas que tienes confianza, la comunicación de una hija hablando por los dos será mucho mejor asimilada y menos malinterpretada que una que puedas lanzar tú y que admita lecturas entre líneas.

En el caso de que surjan problemas, la idea es que tanto el afectado como la pareja hablen siempre en primera persona del plural comentando que preferimos esto, que esto no nos ha gustado mucho.

No obstante, la más importante es tener una mentalidad positiva, centrarse en lo bueno y dejar pasar lo malo, además de evitar siempre las conversaciones o temas delicados, las situaciones que puedan provocar discusiones acaloradas o las situaciones de tensión en general.

Las reglas a seguir cuando viajas con tus suegros

Si conseguimos cumplir con estas reglas de oro a buen seguro que el fin de semana no solo se nos pasará de lo más rápido, sino que estaremos en disposición de disfrutarlo al máximo, sea cual sea nuestra relación con nuestros suegros.

Viajar con los suegros no debe ser un problema y si lo es, nada mejor que tirar de diplomacia, mano izquierda y, sobre todo, de nuestra pareja, quien será nuestra gran aliada en estos días con toda la familia reunida.

(Visitado 21 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *