Los 50 destinos más deseados por los usuarios de la web Skyscanner

Cada persona es un mundo y no todos ni apreciamos lo mismo ni buscamos lo mismo ni encontramos lo mismo a la hora de viajar. De ahí que resulte especiamente complicado elaborar rankings de destinos ideales para irse de vacaciones unos días.

Sin embargo, si en estos participa un número importante de participantes sí que es muy probable que coincidamos en muchos de los destinos que, por algún motivo u otro, interesan a la gran masa de viajeros. Máxime si se trata de publicaciones especializadas.

Los 10 destinos preferidos de los viajeros de Skyscanner

1 – Islandia: Sin duda alguna un destino al alza. Sus auroras boreales, sus paisajes medio lunares y la tranquilidad que desprenden sus territorios inhabitados convierten a este pequeño país en un destino perfecto para desconectar y disfrutar de la naturaleza en estado puro.

2 – Japón: El país del sol naciente es tan diverso y distinto para Occidente que lo convierten automáticamente en un destino de lo más atractivo. Sumergirse en la historia nipona o adentrarse en la zona más vanguardista y futurista de Tokyo son dos opciones maravillosas a hacer en este destino.

3 – Noruega: A pesar del frío y los precios son uno de los destinos preferidos para los amantes de los cruceros. Sus famosos fiordos y sus estampas naturales inigualables, tanto en verano como en invierno cambiando radicalmente de color, la convierten en una opción más que deseable.

4 – Indonesia: Este pequeño país del Sudeste asiático es una joya de la naturaleza. Allí se pueden encontrar desde las playas más bellas de la zona hasta la selva más pura. Curiosamente, todo fuera de la zona peninsular donde se encuentra Jakarta, la capital y sin embargo de lo menos interesante del país.

5 – Canadá: Un destino de lo más atractivo tanto para los amantes de la naturaleza más salvaje americana como de los amantes de la cultura americana, eso sí, desde un punto de vista y una filosofía muy alejada de la que se vive en sus vecinos del sur en Estados Unidos. Sus principales capitales, Montreal, Quebec o Toronto, entre otras, son maravillosas.

6 – Polinesia Francesa: Probablemente el lugar más paradisíaco que existe sobre la faz de la tierra. Si alguna vez han soñado con aguas transparentes, arena blanca, nada de olas y una isla con palmeras y polinesios rodeándoles mientras duermen en una caseta sobre el agua con suelo transparente desde el que observar el coral lo han hecho soñando con la Polinesia.

7 – Grecia: El país heleno es mucho más que el Acrópolis y que Atenas. Sus miles de islas perdidas por el Mediterráneo son miles de razones para lanzarse a conocer una de las culturas más antiguas de la humanidad.

8 – Nueva Zelanda: Sin duda alguna el país con más atractivos naturales del mundo. Allí en pocos kilómetros podemos encontrar playas vírgenes, acantilados, selvas, volcanes, glaciares… y todo ello acompañado de la cultura maori llegada desde la polinesia. Espectacular.

9 – Australia: Más allá de Sidney, que es todo un atractivo en sí misma, Australia es un portento de paisajes, colores y mar. Aunque es difícil verla en unos días, las principales capitales y sus playas y desiertos quitan la respiración.

10 – Italia: Tan distinta como bella, Italia tiene museos andantes como Roma, zonas tan auténticas como Napoli, naturaleza salvaje en el norte y playas y caos italiano en el sur. Recorrerla del norte al sur es una experiencia inolvidable.

Los beneficios que aporta viajar

Viajar es mucho más que ver lugares que antes no conocíamos. Desplazarnos por el mundo en busca de lo desconocido, cada vez está más claro, aporta muchísimas cosas, todas ellas beneficiosas, tal y como cada vez más investigaciones al respecto están demostrando.

Unas bondades que empiezan a sentirse desde el mismo momento en el que empezamos a buscar información sobre un destino soñado, cuando estamos mirando billetes de viaje a itinerarios por carretera o cuando buscamos hoteles o apartamentos para descansar durante nuestra próxima expedición.

Y es que viajar está especialmente recomendado para aquellas personas que están pasando por una mala racha, para aquellas que se sienten atrapadas por la rutina y para las que llevan cargas de máxima responsabilidad a sus hombros durante todo el año.

En este sentido hay informes que indican que, entre otras cosas, tomar aire y ver las cosas con cierta distancia ayudan a tomar decisiones con mucha más claridad, de la misma manera que ayuda en esta meditación previa a las decisiones importantes tomar contacto con otras zonas con otras culturas y otras maneras de tomarse la vida.

A nivel físico también parece demostrado que viajar y conocer lugares inhóspitos ayuda a la activación de ciertas zonas del cerebro que se adaptan a nuevas sensaciones como lo son los relacionados con la orientación, aquellos que se activan cuando nos comunicamos en una lengua distinta o que se perciben al incorporar nuevos sabores y olores con los que nos topamos en nuestro camino.

La oportunidad, que se acentúa muy especialmente cuando viajamos solos, de comportarnos de una manera distinta a la que se espera que actuemos, abandonar el rol que nos acompaña diariamente en nuestro trabajo y en nuestra familia proporciona también una sensación de libertad que, a fin de cuentas, provoca bienestar.

Y es que, si algo queda claro cuando visitas diferentes lugares de muy distintos países es que no solo hay una forma de vivir, una sola manera de entender lo que nos sucede, una sola manera de reaccionar ante un problema o una manera de encontrar la felicidad.

Ponerse en contacto con otras culturas, y muy especialmente con aquellas que con muy poco son capaces de generar la misma o más felicidad que en las que rigen los países de Occidente es toda una cura para la mente y para el alma que, en algunos casos más que en otros, cambia a las personas que más profundizan sobre aquello que ven cuando salen de casa.

Viajar tiene beneficios para la salud

Por último, recordar que todo esto también tiene consecuencias sobre el estado de salud de las personas, sobre todo a nivel mental, dado que esta toma de aire, ese aire fresco del que hablábamos y ese necesario cambio de contexto que todos necesitamos de tanto en tanto solo producen reacciones positivas a nivel fisiológico. De ahí que más que un disfrute, que también, viajar se haya convertido en casi una obligación, eso sí, de las más placenteras, sino la más de todas.

Los días países con mejor relación calidad-precio para viajar en 2018

Uno de los rankings más conocidos entre los viajeros de todo el mundo, el que publica Lonely Planet bajo el nombre Best in Travel tras consultar a expertos de todo el mundo ya ha visto la luz.

Como cada vez que nos adentramos en el último trimestre del año, la intención de la guía de viajes más famosa del mundo no es otra que la de elaborar una lista con los lugares del mundo con una mejor relación calidad-precio a través de los informes que sus colaboradores de todas las zonas del mundo les envían regularmente.

Estas son las zonas del planeta más interesantes para ser visitadas en 2018

Chile: Las razones para visitar este país cuyo crisol de colores, experiencias y culturas se extiende desde los Andas al Pacífico son muchas. La posibilidad de descubrir una de las grandes capitales sudamericanas a fondo, viajar por los Andes, perderse en el desierto de Atacama o disfrutar de la naturaleza más salvaje camino de la Patagonia la convierten en el destino ideal para el año que viene. Además, será en 2018 cuando múltiples actos para conmemorar el bicentenario de su independencia.

Corea del Sur: Otro país de contrastes situado en el extremo oriente del planeta destaca por ser la capital mundial de los deportes olímpicos de invierno del próximo año. Una efemérides que supondrá el estreno de la línea de altísima velocidad que estrenarán y que cruzará al completo al país con Seúl como punto de salida. Es precisamente esta capital, futurista y tradicional a partes iguales, y su gran oferta montañosa en la zona norte, la que le convierten en un destino perfecto para los amantes de Asia.

Portugal: Sopresivamente para muchos se alza al tercer lugar de este ranking por muchos motivos. A su increíble oferta cultural propia de un imperio venido a menos se le une una oferta gastronómica y de naturaleza brutal que tiene en sus salvajes playas una de sus paradas obligatorias. Si a este le sumamos que mantienen unos de los precios más competitivos le convierten en un lugar ideal para escaparse. Muy buena debe ser la excusa que nos aleje de dejarnos caer por allí.

Yibuti: Una de las grandes perlas desconocidas de África se cuela en la cuarta posición gracias a su situación privilegiada en el planeta. En mitad del cuerno de África posee paisajes lunares, lagos salados y playas infinitas a precios tremendamente bajos y alejados del bullicio habitual de los turistas. Una maravilla escondida cuyo impedimento solo será encontrar billetes de avión y combinaciones a buen precio. Su oferta hotelera, que poco a poco se va aumentando, no será un problema.

Nueva Zelanda: En las antípodas españolas encontramos el que para muchos es el territorio planetario con más atractivos naturales del mundo. Playas vírgenes, volcanes, géisers, glaciares, acantilados infinitos, montañas nevadas todo el año y la cercanía a la siempre atractiva cultura Maori le convierten en uno de esos destinos a los que es obligatorio acudir al menos una vez en la vida.

Viajar a zonas de peligro, la última moda en viajes

Sí. Aunque cueste de creerlo está sucediendo. Cada vez son más las personas que, aprovechando las posibilidades que ofrece internet a la hora de programar un viaje, a menudo poniéndose en contacto directo con tour operadores de determinadas zonas de conflicto, cuando no con entidades gubernamentales, está convirtiendo a este tipo de viajes en uno de los que más están creciendo en los últimos tiempos.

Bajo la atractiva consigna -al menos para algunos- de “vivir al filo de la navaja” y la “adrenalina” son cada vez más las agencias que tratan de especializarse en este tipo de viajes organizados que tanto están llamando la atención de los viajeros más aventureros ofreciendo paquetes para zonas poco seguras, pobres o, incluso, radiactivas.

Un caso muy claro de este tipo de experiencias es la que ofrece la empresa brasileña “Favela experience“, quienes después de haber estado escuchando reclamaciones de muchos clientes que tanto en persona como en internet venían pidiendo a gritos conocer de cerca la realidad de estos poblados de pobreza y droga decidían poner en marcha distintos circuitos por las zonas más deprimidas de distintas poblaciones brasileñas con Río de Janeiro como principal reclamo.

Turismo en busca de adrenalina y emociones extremas

Bajo el pretexto de acercar el turismo también a otras zonas de ciudades más que turísticas y con el reclamo de la inmersión total en algunas de estas zonas en las que empresas como Airbnb ya empiezan a trabajar por precios tremendamente populares se pueden disfrutar de recorridos pasando noche en algunas de las favelas más peligrosas de todo Río.

En este caso, y para evitar conflictos con algunos de los cabecillas de grupos que habitan en estos barrios, tanto los guías, que son locales, como los que ofrecen alojamiento cuentan con el beneplácito de los grupúsculos que mandan de manera oficiosa en estos lugares.

Una moda que ha llevado hasta a alguna ONG, como es el caso de la india “Salaam Balak Trust”, a ver en este tipo de turismo una tabla de salvación para financiar sus distintos proyectos en los poblados de chabolas donde la seguridad es de lo más intermiente.

Tal y como ocurría en Brasil, pero en un nivel de tensión algo más rebajado, son los propios ayudados por esta ONG, repudiados por la sociedad de castas que los condena al ostracismo desde el nacimiento, los que se encargan de ofrecer los tours y contar la realidad y el día a día de otros que, como ellos, apenas dispone de lo más básico para salir adelante.

Tres cuartos de lo mismo empieza a suceder en algunos países como Siria, famoso por sus restos históricos; Afganistán, que se ha convertido en una meca para los montañistas y distintos territorios africanos donde la inestabilidad política es la tónica habitual.

Parece que, pudiendo elegir destinos y tours turísticos, hacer un “fuera de pista” en busca de emociones extremas se está poniendo de moda entre cada vez más aventureros. Veremos hasta dónde llega esta extraña y peligrosa fiebre turística.

Los parques “desconocidos” más bonitos de España

Alejados del ruido de las grandes ciudades los parques son un lugar perfecto para visitar cuando decidimos salir de casa en busca de un rincón tranquilo y con ganas de respirar aire fresco.

Más allá de los enormemente conocidos parques de El Retiro, Güell, María Luisa o del Botánico situados en las principales capitales españolas hay otros muchos más desconocidos que son auténticas bellezas que no requieren entrada.

Los otros parques más bonitos de España

Un ejemplo de ello es el jardín de Monforte, situado en Valencia. Construido en el siglo XIX fue diseñado por el marqués de San Juan. En su interior se pueden apreciar 33 estatuas de mármol y estanques, entre los que destaca el que tiene forma de nenúfar.

En la capital de España encontramos el parque del Museo Sorolla. Situado en el propio edificio levantado a petición del pintor y donde este pasó sus últimos años de vida cuenta con tres amplios espacios como son el inspirado en el Jardín de Troya del Alcázar de Sevilla, el inspirado en el Generalife granadino, el presidido por la fuente de las confidencias.

También en Madrid se encuentra el parque del Capricho, otra belleza que se pierde entre las múltiples atracciones turísticas de la capital. Radicado en Alameda de Osuna posee tres estilos distintos: Inglés, francés y giardino italiano. Para los amantes de la historia, recordarles que es allí donde se encuentra el búnker republicano de la Posición Jaca.

Una de las provincias más verdes como es Santiago de Compostela no podía no tener uno de los parques más verdosos de la geografía patria. Hablamos del parque de Santo Domingo de Bonaval desde donde se puede disfrutar de una de las mejores vistas de la capital compostelana. Sendas, canales, aljibes y los restos de un monasterio y su cementerio convierten este punto en un must para aquellos que vayan a pisar la capital gallega.

En Barcelona tampoco faltan puntos verdes remarcables. Uno de ellos es el de los jardines de la Tamarita. Un pequeño punto verde situado en el barrio de Sarrià – Sant Gervasi que se erige como un remanso de paz entre la actividad ruidosa de la capital catalana. Abierto al público cuenta con numerosas enredaderas, fuentes y esculturas.

En la ciudad universitaria de España por excelencia, Salamanca, encontramos otro de esos parques especiales. El huerto de Calixto y Melibea. Un pequeño jardín donde disfrutar del pozo de los deseos descrito por Fernando de Rojas en la mítica obra de La Celestina. Un lugar tan literario como mágico.

No muchos conocen que en la localidad barcelonesa de La Pobla de Lillet se encuentra un parque diseñado por el alma de la ciudad catalana Antonio Gaudí. Hablamos de los Jardines de Artigas. Una pequeña obra de arte restaurada en los años noventa que transmite tanto arte como tranquilidad.

Además de estos ejemplos son muchos más los puntos verdes que se encuentran en distintos puntos de la geografía patria. Adentrarse en un parque y dejarse llevar por sus caminos siempre es un plan perfecto estemos donde estemos.