Viajar a zonas de peligro, la última moda en viajes

Sí. Aunque cueste de creerlo está sucediendo. Cada vez son más las personas que, aprovechando las posibilidades que ofrece internet a la hora de programar un viaje, a menudo poniéndose en contacto directo con tour operadores de determinadas zonas de conflicto, cuando no con entidades gubernamentales, está convirtiendo a este tipo de viajes en uno de los que más están creciendo en los últimos tiempos.

Bajo la atractiva consigna -al menos para algunos- de “vivir al filo de la navaja” y la “adrenalina” son cada vez más las agencias que tratan de especializarse en este tipo de viajes organizados que tanto están llamando la atención de los viajeros más aventureros ofreciendo paquetes para zonas poco seguras, pobres o, incluso, radiactivas.

Un caso muy claro de este tipo de experiencias es la que ofrece la empresa brasileña “Favela experience“, quienes después de haber estado escuchando reclamaciones de muchos clientes que tanto en persona como en internet venían pidiendo a gritos conocer de cerca la realidad de estos poblados de pobreza y droga decidían poner en marcha distintos circuitos por las zonas más deprimidas de distintas poblaciones brasileñas con Río de Janeiro como principal reclamo.

Turismo en busca de adrenalina y emociones extremas

Bajo el pretexto de acercar el turismo también a otras zonas de ciudades más que turísticas y con el reclamo de la inmersión total en algunas de estas zonas en las que empresas como Airbnb ya empiezan a trabajar por precios tremendamente populares se pueden disfrutar de recorridos pasando noche en algunas de las favelas más peligrosas de todo Río.

En este caso, y para evitar conflictos con algunos de los cabecillas de grupos que habitan en estos barrios, tanto los guías, que son locales, como los que ofrecen alojamiento cuentan con el beneplácito de los grupúsculos que mandan de manera oficiosa en estos lugares.

Una moda que ha llevado hasta a alguna ONG, como es el caso de la india “Salaam Balak Trust”, a ver en este tipo de turismo una tabla de salvación para financiar sus distintos proyectos en los poblados de chabolas donde la seguridad es de lo más intermiente.

Tal y como ocurría en Brasil, pero en un nivel de tensión algo más rebajado, son los propios ayudados por esta ONG, repudiados por la sociedad de castas que los condena al ostracismo desde el nacimiento, los que se encargan de ofrecer los tours y contar la realidad y el día a día de otros que, como ellos, apenas dispone de lo más básico para salir adelante.

Tres cuartos de lo mismo empieza a suceder en algunos países como Siria, famoso por sus restos históricos; Afganistán, que se ha convertido en una meca para los montañistas y distintos territorios africanos donde la inestabilidad política es la tónica habitual.

Parece que, pudiendo elegir destinos y tours turísticos, hacer un “fuera de pista” en busca de emociones extremas se está poniendo de moda entre cada vez más aventureros. Veremos hasta dónde llega esta extraña y peligrosa fiebre turística.

(Visitado 7 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *