Los mitos que rodean a los viajes en avión

Si queremos conocer el mundo no nos va a tocar más remedio que viajar en avión. Un medio de transporte enormemente seguro que desplaza a millones de personas todos los días y al que desde que comenzase la aviación comercial han ido aparejados una serie de mitos que toca empezar a desterrar cuanto antes.

Los mitos de viajar en avión

Si no apagas el teléfono el avión se caerá: Una cosa es que sea obligatorio apagar el terminal móvil y otra muy distinta que si no lo hacemos -o si no ponemos el teléfono en modo avión- este se caerá. La razón por la que se nos pide que lo apaguemos es por la posibilidad de que estos produzcan interferencias con los sistemas de cabina. Nada más y nada menos.

El avión va solo y no necesita de un piloto para despegar en origen y aterrizar en destino: El piloto automático es capaz de hacer maravillas y cada vez con más precisión, lo que no quita que este deba estar supervisado constantemente por el piloto. Y es que estos deben estabilizar los distintos parámetros adelantándose a posibles circunstancias que la máquina no es capaz de ver hasta que se topa con ellas.

Ningún avión sobrevuela el triángulo de las Bermudas: A pesar de que en el pasado se asociaron varias desapariciones de vuelos que sobrevolaban esta zona, la aviación comercial la sigue sobrevolando cada día sin que se produzca desaparición alguna.

En caso de accidente es mejor tener el cinturón desabrochado para salir cuanto antes: Uno de los mitos más peligrosos ya que en caso de aterrizaje forzoso no contar con este elemento de seguridad puede marcar la diferencia entre salir vivo o no. Así pues, siempre debemos portar el cinturón abrochado cuando así se nos indique desde cabina.

Un pasajero podría abrir una puerta de emergencia en pleno vuelo y estrellarlo: Pues no. No es posible. Son varios los estudios que indican que las leyes de la física impiden a un ser humano abrir la puerta de un aeroplano en pleno vuelo. Así que otro mito desterrado.

Los pilotos cuentan con un paracaídas en la cabina para salir en caso de pérdida de control: De nuevo no. Como decíamos en el punto anterior es imposible abrir ninguna compuerta en pleno vuelo por lo que no tendría sentido que ni ellos ni el resto del pasaje constase con paracaídas. Solo llevan, como el resto, salvavidas para mantenerse a flote en el caso de que tuvieran que realizar un aterrizaje de emergencia sobre el agua.

Hay asientos más seguros que otros: Hay un mito que dice que los mejores asientos son los del centro, o los del principio -que por eso está allí business- en detrimento de los del final que son menos seguros. Nada que ver. La única razón por la que las mejores clases están en la zona delantera es la posibilidad de acceder y salir del aeroplano antes que el resto. En cuanto a la zona intermedia los asientos de emergencia son más anchos porque están encima de las alas, siendo este el pasillo de evacuación en caso de aterrizaje forzoso.

Consejos para viajar por el desierto

Uno de los biomas más espectaculares que existen sobre la faz de la tierra son los desiertos. De ahí que no sean pocos los viajeros que anhelen adentrarse en algunos de los que muchos que se expanden a lo largo y ancho del planeta.

No obstante, dado que se trata de lugares extremos donde no son pocos los elementos que nos alertan de que hay que moverse por sus adentros con mucho cuidado, vamos a ofrecerles una serie de consejos para que los tengan muy presentes si tienen previsto visitar alguno de ellos en el futuro.

Cómo viajar por el desierto y disfrutarlo al máximo sin preocupaciones

-El más evidente es el que nos alerta de la necesidad, en la medida de lo posible, de visitarlo en verano dadas las altas temperaturas que allí se registran.

-Sea cuando sea cuando se visite es imprescindible portar agua embotellada. Dicen los expertos que lo ideal sería contar con unos 2 litros por persona y día que se recomienda apurar, aún sin sed.

-Una vez caminando por el mismo es recomendable beber pequeños sorbos de agua cada cinco o diez minutos ya que, aunque no se tenga sed, es inevitable que durante las horas centrales del día se vaya deshidratando nuestro cuerpo. No importa si el agua está caliente.

-En cuanto a la ropa, primordial que esta sea transpirable, cómoda, de algodón y preferiblemente de colores claros. Para la noche será necesario portar prendas de abrigo.

-En relación al calzado, como anteriormente indicábamos con la ropa, lo mejor es que este sea de materiales de calidad, eminentemente deportivo, cómodo y transpirable.

-Si se van a pasar varios días sin salir de él también es aconsejable portar varios mendicamentos entre los que se encuentran los antidiarreicos, el paracetamol, las tiritas, los anti-ácidos y, si se tiene espacio, las pastillas para potabilizar.

-Se antoja imprescindible llevar siempre al lado crema solar de protección superior a 30, repelente de mosquitos, gafas de sol y gorra. Los turbantes que portan los locales también nos ayudarán a protegernos en caso de una tormenta.

-Antes de adentrarse en un desierto contar con un guía que sepa manejarse y orientarse tanto geográficamente como a través de las innumerables dunas.

-Si vamos con nuestro propio vehículo no salir nunca sin saber que el depósito de gasolina está completamente lleno, con los neumáticos revisados y con la revisión pasada para evitar sustos a lo largo de la excursión.

-Si conducimos nosotros tratar de evitar la noche, así como realizar trayectos muy largos sin descansar dado que son algunos de los peligros más recurrentes entre los conductores en este tipo de escenarios.

-En las salidas por el desierto en varias etapas o días, no olvidarse de revisar también tras un día de conducción sobre la arena el filtro del aire ya que este podría haberse cubierto de arena. Si es así, sacúdelo. Lo ideal sería, además, parar a sacudirlo durante el camino para evitar que si nos encontramos en un trayecto largo este se obstruya y nos impida continuar avanzando.

Consejos para viajar solos

Mientras para la mayoría de gente quedarse solo a la hora de planificar un viaje significa posponerlo hasta que alguien, por fin, decida acompañarnos para otros no solo es su pan de cada día si no su mejor opción. Así les sucede a los viajeros solitarios.

Si tú eres uno de ellos, quieres convertirte en uno de ellos o te vas a ver forzado a embarcarte en una aventura solitaria te dejamos alguno de los mejores consejos para sacar el máximo partido a tu escapada y para el recuerdo que esta te deje sea el mejor posible.

Consejos para viajeros solitarios

Los hostels, el lugar ideal para conocer gente

Los backpackers ya lo saben. No hay mejor sitio para empezar a conocer gente que buscar un hostel con buenas valoraciones y situado en la zona más céntrica posible de donde te dirijas. Allí no solo acabarás conociendo a tus compañeros de habitación, sino a otros tantos que están en tu misma situaciones en las muchas zonas comunes que compartirás con ellos. Si no eres muy sociable pregunta en recepción por algunas de las actividades conjuntas que allí realicen y rompe tú el fuego. La alternativa que nunca falle es optar por plataformas como Couchsurfing y BeWelcome.

Las redes sociales en busca de otros viajeros

Todo el mundo está en las redes sociales por lo que no es complicado encontrar otros viajeros por tu zona utilizando los hashtags o los localizadores de post. El mejor de los ejemplos es la propia aplicación de Couchsurfing en el que puedes encontrar a gente que está viajando por tu zona o los grupos MeetUp.

Lleva un móvil libre para una SIM local

Ya lo sabes. Hoy en día todo está en internet, por lo que si quieres ponértelo fácil para todo lo mejor es que compres una SIM local y la acoples a tu terminal móvil liberado. Esa es la mejor manera para conocer gente y quedar con ella.

Comparte transporte

Si bien lo mejor es utilizar el transporte público para ahorrar costes, a menudo también puedes optar por compartir transporte privado. No son pocas las plataformas que los ofrecen. Y si no siempre te quedará recurrir al autostop que tanto da para hablar cuando se viaja solo.

Free walking tours

Otra manera de conocer gente y compartir unas horas de charla y experiencias es apuntarte a los famosos free walking tour que se realizan a diario en muchas de las principales capitales. Estos tours están llenos de turistas. A menudo de muchos viajeros que viajan solos.

Ábrete al mundo

Viajar, sobre todo si lo haces a otra cultura, te da la impagable oportunidad de conocer cómo viven y piensan otras personas con puntos de vista completamente diferentes al tuyo. No hay nada mejor que, cuando se va uno a alguno de estos lugares, dejarse llevar y abrirse al mundo contactando con gente local. Si se te da la oportunidad deja que te inviten a cenar a su casa y deja que el destino te vaya yendo donde quiera.

Ten el teléfono a mano siempre

Casi seguro que no ocurre nada, pero aun así es recomendable que tengas a mano siempre el teléfono tanto para contactar con urgencias si sucede algo y estás solo como para informar a tu familia y allegados de dónde estás y que todo está perfectamente.

Las ciudades más pobladas del mundo

La sobrepoblación mundial es uno de los grandes retos a los que se enfrenta el mundo en los próximos años. Con una tasa de natalidad desbordada y sin frenos existen lugares del planeta en los que los riesgos de que esta densidad de población siga por la senda que lleva hasta ahora afectando seriamente a la vida de los habitantes es más que real.

Un problema que afecta muy especialmente a Asia como vamos a ver en esta clasificación con las ciudades con una mayor densidad de población del mundo. Cifras, todas ellas, que pronto quedarán atrás de no ponerse remedio al que es uno de los mayores problemas para el futuro cercano del ser humano.

Las ciudades más pobladas del mundo

1. Tokio (Japón): 39,4 millones.

Se trata de la ciudad más poblada del planeta tierra. Su densidad de población habla por sí misma muy elevada. Hablamos de una aglomeración de personas cifrada en estos momentos en 14.000 personas por kilómetro cuadrado. Ahí es nada.

2. Cantón (China): 32,6 millones.

Aunque sus distintos núcleos urbanos fueron independientes desde hace un tiempo cuentan como parte de un área metropolitana gigante. De hecho es la que más población acumula.

3. Shanghái (China): 29,6 millones.

Si contamos solo las ciudades como tal, sin su área metropolitana, esta sería la ciudad con más habitantes de toda la República Popular China.

4. Yakarta (Indonesia): 27 millones.

La capital de Indonesia cuenta con uno de los mayores problemas de sobrepoblación del mundo. Considerada la ciudad más poblada del Sudeste asiático tiene el dudoso honor de contar con uno de cada tres habitantes bajo el umbral de la pobreza.

5. Delhi (India): 25,3 millones.

La quinta de esta clasificación pero que pronto podría alcanzar el podio es la capital india. Si contamos tanto Delhi como Nueva Delhi, de hecho ya subiría algún puesto. La ausencia de políticas de hijo único amenaza con convertirla en un hervidero de personas en la próxima década.

6. Seúl (Corea): 24,2 millones.

Su área metropolitana acumula un total de 20 grandes núcleos urbanos. De ahí que, sumándolos todos, la capital surcoreana se alce hasta la sexta posición.

7. Karachi (Pakistán): 23,2 millones.

En la misma línea que los surcoreanos, la capital administrativa de esta zona de Pakistán está formada por 18 ciudades autónomas que en total superan los 23 millones.

8. Bombay (India): 22,6 millones.

La segunda ciudad más grande e importante de la India es la que más inmigrantes está recibiendo en el último lustro dentro del subcontinente indio. Sus más de 22 millones y medio pronto podrían ser una broma con lo que se espera en los próximos años.

9. Manila (Filipinas): 22,5 millones.

De todas las de la lista es la ciudad con mayor densidad de población del mundo. La cifra de habitantes por kilómetro cuadrado sencillamente asusta. Nada más y nada menos 43.000 habitantes. Ahí es nada.

10. Ciudad de México (México): 22,2 millones.

La que fuera la ciudad con más habitantes del mundo hace más de una década ha visto como los asiáticos le han quitado ese dudoso honor. Después de la unión de 40 municipios hace casi medio siglo la zona urbana del Distrito Federal ha conseguido acumular más de 22 millones.

Cómo viajar con tu pareja sin morir en el intento

Al igual que sucede con vivir en pareja, viajar en pareja también pone a prueba la fortaleza de la relación. Y es que salir de la zona confort, enfrentarse a situaciones a las que nunca antes os habéis enfrentado en el día a día o los diferentes intereses y expectativas de ambos de cara a una misma aventura pueden acabar pasando factura y de qué manera a una relación.

Con la intención de ayudar a aquellos que ya lo han pasado realmente mal en alguna que otra ocasión anterior como a modo de prevención de riesgos para los que tengan planeado hacerlo por primera vez les dejamos los siguientes consejos para que traten de implementarlos antes de que sea demasiado tarde.

Consejos para viajar en pareja

Diseñad el itinerario los dos: Quizás uno de los asuntos que más quebraderos da cabeza nos evitará antes de salir de casa. Marcar la ruta, lo que se quiere ver e incluso dónde comer, cenar o tomar una copa siguiendo las recomendaciones de otros viajeros nos ayudará no solo a no perder tiempo, sino también a evitar discusiones absurdas que pueden acabar arruinando un viaje.

No imponer al otro: Algunos lo hacen sin darse cuenta, pero a la postre lo acaban haciendo. No hay nada peor que decidir unilateralmente dónde se quiere ir, qué se quiere ver y qué es buen plan y qué mal plan. Nada mejor que el consenso para que el periodo vacacional vaya como la seda. No hay mejor viaje que aquel que se comparte al cien por cien.

Respeta el espacio vital del otro: Igual que puede que queráis estar las 24 horas del día juntos también puede que no. Cuando se viaja con una persona independiente hay que respetar que esta quiera ir sola al gimnasio o la piscina del hotel, o que entre a esta tienda mientras yo vea otra.

Evita los reproches: Muy relacionada con las anteriores. Aunque se produzca alguna situación de estrés por estar en un lugar que no controlamos o como consecuencia de no estar usando un idioma distintos que lleva a equívocos hay que evitar echarse nada en cara durante estos días. Hacerlo supondrá el final de las vacaciones ipso facto.

Aléjate del teléfono: Además de para tu salud mental, que también, durante las vacaciones no hay nada mejor que abandonar el teléfono y estar en cuerpo y alma donde estamos y con quien estamos. De lo contrario se pueden llegar a crear situaciones de cierta incomodidad.

Sé feliz: Estas en el destino que querías visitar, alejado del trabajo, de tus cuatro esquinas de siempre, acompañado por una persona a la que quieres y te quiere. ¿No es eso suficiente como para pensar que eres un privilegiado y disfrutar del momento? Sin duda que sí. Cuando las cosas se tuerzan piensa en que todos tus esfuerzos solo deben encaminarse en disfrutar del momento y ser feliz. El tiempo no vuelve y lo que no hagas o hagas mal no tendrá ya solución.