Cómo viajar con tu pareja sin morir en el intento

Al igual que sucede con vivir en pareja, viajar en pareja también pone a prueba la fortaleza de la relación. Y es que salir de la zona confort, enfrentarse a situaciones a las que nunca antes os habéis enfrentado en el día a día o los diferentes intereses y expectativas de ambos de cara a una misma aventura pueden acabar pasando factura y de qué manera a una relación.

Con la intención de ayudar a aquellos que ya lo han pasado realmente mal en alguna que otra ocasión anterior como a modo de prevención de riesgos para los que tengan planeado hacerlo por primera vez les dejamos los siguientes consejos para que traten de implementarlos antes de que sea demasiado tarde.

Consejos para viajar en pareja

Diseñad el itinerario los dos: Quizás uno de los asuntos que más quebraderos da cabeza nos evitará antes de salir de casa. Marcar la ruta, lo que se quiere ver e incluso dónde comer, cenar o tomar una copa siguiendo las recomendaciones de otros viajeros nos ayudará no solo a no perder tiempo, sino también a evitar discusiones absurdas que pueden acabar arruinando un viaje.

No imponer al otro: Algunos lo hacen sin darse cuenta, pero a la postre lo acaban haciendo. No hay nada peor que decidir unilateralmente dónde se quiere ir, qué se quiere ver y qué es buen plan y qué mal plan. Nada mejor que el consenso para que el periodo vacacional vaya como la seda. No hay mejor viaje que aquel que se comparte al cien por cien.

Respeta el espacio vital del otro: Igual que puede que queráis estar las 24 horas del día juntos también puede que no. Cuando se viaja con una persona independiente hay que respetar que esta quiera ir sola al gimnasio o la piscina del hotel, o que entre a esta tienda mientras yo vea otra.

Evita los reproches: Muy relacionada con las anteriores. Aunque se produzca alguna situación de estrés por estar en un lugar que no controlamos o como consecuencia de no estar usando un idioma distintos que lleva a equívocos hay que evitar echarse nada en cara durante estos días. Hacerlo supondrá el final de las vacaciones ipso facto.

Aléjate del teléfono: Además de para tu salud mental, que también, durante las vacaciones no hay nada mejor que abandonar el teléfono y estar en cuerpo y alma donde estamos y con quien estamos. De lo contrario se pueden llegar a crear situaciones de cierta incomodidad.

Sé feliz: Estas en el destino que querías visitar, alejado del trabajo, de tus cuatro esquinas de siempre, acompañado por una persona a la que quieres y te quiere. ¿No es eso suficiente como para pensar que eres un privilegiado y disfrutar del momento? Sin duda que sí. Cuando las cosas se tuerzan piensa en que todos tus esfuerzos solo deben encaminarse en disfrutar del momento y ser feliz. El tiempo no vuelve y lo que no hagas o hagas mal no tendrá ya solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *