Qué no podemos olvidar antes de viajar con niños en el coche

Cada vez son más los padres que deciden marcharse de vacaciones con sus hijos. Viajar en familia es un placer y a determinadas edades perderse un solo segundo del crecimiento de tu hijo es puro pecado, de ahí que los viajes con pequeños estén cada vez más a la orden del día.

Como no es lo mismo viajar con un pequeño que sin él, y teniendo en cuenta esta tendencia de las que os hablamos, agencias como Rumbo han decidido elaborar una lista con unos consejos que tiene como finalidad ayudar a mejorar los viajes en coche con niños.

Qué llevar cuando viajamos con niños

-Portar el teléfono móvil y la tableta con series, dibujos y juegos que gusten a los niños. Huelga decir que, si no tenemos cargados en el coche, debemos portar una ‘power bank’ para asegurarnos de que estos tienen entretenimiento para lo que dure el viaje en cuestión.

-Realizar juegos o cánticos con los pequeños. A menudo algo tan tonto como envolver su juguete preferido un un sinfín de papeles y darle la sorpresa al pequeño puede tenerlo de buen humor y en actitud positiva dura muchos minutos.

-Es también recomendable portar una libreta, colorines, pegatinas e incitarles a dibujar cosas relacionadas con el viaje. Pedirles que dibujen a la familia en la playa o cómo se imaginan lo que van a encontrar cuando lleguen puede ser una estupenda idea.

-No podemos olvidarnos de llevar con nosotros un cojín o almohada para que estos descansen el mayor tiempo posible cuando se trate de viajes largos. Dormir es la mejor manera de que un viaje se haga corto.

-A la hora de comer algo portar detalles como su silla de comer, sus cubiertos, su taza o su vaso dado que no todos los bares de carretera están preparados para dar de comer a pequeños.

Además, de estas recomendaciones, desde la página web de Bebé Seguro también realizan sus recomendaciones para disfrutar de un viaje perfecto y sin percances con nuestros pequeños a bordo del automóvil:

-Acoplara a la silla de viaje sonajeros o peluches de tal manera que estos siempre estén a mano aún cuando pasen de ellos. Hacer lo mismo con el chupete.

-Contar con un termo para mantener la temperatura de la leche o los potitos, así como una nevera portátil para hacer lo propio con los productos que puedan necesitar una conservación en frío.

-A la hora de comer contar con baberos, toallitas húmedas y servilletas que nos ayuden a tenerlo todo controlado.

-No olvidarnos de llevar todos los artículos de higiene personal del niño como pañales, toallitas, cremas, talco y todo lo necesario para limpiar en caso de imprevisto.

-Comprar bolsas de plástico con cierre para guardar la ropa sucia o los elementos líquidos que se puedan darramar una vez abiertos.

-No escatimar en mudas limpias. Es recomendable portar más de las necesarias dado que pueden sufrir mareos o una descomposición por comer fuera de casa y del entorno habitual.

-No olvidar ni mantas ni parasoles ni crema solar ni gafas ni gorro para que nada pueda molestar o dañar al pequeño durante nuestro días fuera de casa y de mayor exposición a todo.

(Visitado 5 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *