Los volcanes más activos del mundo

Una de las estampas más impresionantes que ofrece la naturaleza es la de un volcán en erupción. Es por eso que en esta entrada nos hemos marcado poner nombre a los que son los volcanes más activos del mundo en estos momentos. Si eres un amante de los volcanes y te gusta viajar, toma buena nota.

Los volcanes más activos de la tierra

Eyjafjallajökull (Islandia) 1.666 metros

Uno de los más famosos de los últimos tiempos. Su erupción durante el verano de 2010 que obligó a cerrar el espacio aéreo de media Europa colocó su impronunciable nombre en las principales cabeceras de todo el mundo. Una de las curiosidades que presenta es que su cráter está cubierto con una capa de hielo durante gran parte del año.

Monte Vesubio (Italia) 1.281 metros

Uno de los más peligrosos teniendo en cuenta que se encuentra a menos de diez kilómetros de la ciudad de Nápoles, lo que le convierte en el más cercano a un núcleo urbano de primer orden.

Sakurajima (Japón) 1.117 metros

Situado en Kyushu fue una isla hasta que la lava lo unió a la península. A día de hoy es habitual que se produzcan erupciones intermitentes que llenan la zona de Osumi de ceniza.

Monte Merapi (Indonesia) 2.911 metros

También llamado Monte del Fuego es uno de los que más muertos tiene apuntados. Su última gran erupción, en 2010, generó un tsunami que mató a 272 personas. El temor a que vuelva a rugir está latente.

Monte Nyiragongo (República Democrática del Congo) 3.470 metros

Otro de los más activos con más de medio centenar de erupciones en el último siglo y medio. Situado en el Parque Nacional de Virunga tiene el dudoso honor de ser el responsable de cuatro de cada diez erupciones que se producen en África.

Ulawun (Papua Nueva Guinea) 2.334 metros

Ubicado en la isla de Nueva Bretaña es uno de los más activos de Papua Nueva Guinea. Los locales tienen muy presentes lo devastadoras que han sido sus más de veinte erupciones conocidas.

Taal (Filipinas) 400 metros

Desde mediados del pasado siglo ha realizado 33 erupciones. Dado que se encuentra a tan solo 50 kilómetros de la capital del país en el caso de una nueva y potente erupción los daños podrían ser catastróficos.

Manua Loa (Hawaii, EEUU) 4.169 metros

Uno de los cinco que componen Hawaii. Sus últimas erupciones registradas fueron en 2014 provocando la evacuación de varias ciudades. Es famoso por dejar imágenes de ríos de lava tan preciosas como peligrosas.

Galeras (Colombia) 4.276 metros

Tras su primera erupción a finales del siglo XVI han sido muchas las registradas. La última tuvo lugar en 1993 llevándose la vida de nueve personas. Otro de esos especialmente peligrosos al situarse a menos de diez kilómetros de un núcleo urbano como lo es la localidad de San Juan de Pasto.

Santa María (Guatemala) 3.772 metros

Hablamos de la tercera erupción más violenta del pasado siglo tras las registradas en Monte Pelée en Martinica y La Soufriére en San Vicente. Después de las devastadoras consecuencias de aquel entonces los locales rezan porque siga dormido.

Los tipos de viajeros más frecuentes

Aunque viajeros hay casi tantos como personas, lo cierto es que muchos de ellos se repiten. Tanto que se puede hablar de que, casi todos, podemos englobarnos en algunos de los perfiles más habituales de aventureros a los que gustan de disfrutar de sus días libres marchándose de vacaciones.

Así son los viajeros más comunes

El ahorrador

Esa gente que viaja mirando constantemente el dinero. Además de revisar cien mil sitios antes de decantarse por aquel al que le dejará sus amados euros, no dejan de repasar la aplicación del móvil para ver si le han cobrado o no o cuánto les queda en la cuenta. Uno de los peores acompañantes.

El gastador

La némesis de ahorrador. Cada vez que sale de casa es un festival y quiere dejar constancia de ello. Comilonas a lo grande, noches de despilfarro y compras compulsivas necesite o no lo que adquiere llevan su visa a temperaturas desorbitadas.

El planificador

Otro de esos plastas con los que es mejor no viajar si eres aventurero. En lugar de dejarse llevar por lo que le apetece en cada momento tiene pautadas tanto las visitas como el tiempo que tienen para cada una. Improvisar, que es lo mejor de los viajes, no entra en su cabeza. Hay que correr para verlo todo y no dejarse absolutamente nada de lo que pone en todas las guías.

El pasota

A quien tampoco conviene llevar a rastras es al contrario del planificador. Estos viajeros viajan porque alguien se lo ha dicho, empujados por su acompañante y lo mismo les da ir aquí que allá.

El juerguista

El alma de la fiesta de cada viaje en grupo. Ya durante el trayecto está planeando dónde se tiene que salir cada noche. Prefiere disfrutar del ocio de las ciudades que de los highlights. Los museos son para muermos y la vida son dos días. Así lo entiende él.

El deportista

No importa donde vaya. Necesita que los hoteles tengan gimnasio o, en su defecto, un parque cerca en el que salir a correr a las seis de la mañana antes de empezar a ver cosas.

El tecnológico

Cualquier aparatito que puede llegar a servir de algo de utilidad durante un viaje lo lleva. Es por eso que en cada excursión va cargado como una mula con sus cargadores, objetivos y todo lo que pueda mantenerlo conectado.

El minimalista

Vaya donde vaya y sea lo largo que sea el viaje va con equipaje de mano. Si hace falta compra ropa barata o tira de lavandería. Cualquier cosa menos esperar a que arranque la cinta de equipajes. “A mí no me perderán la maleta” es su frase preferida.

El novato

Este viajero primerizo puede llegar a ser cargante por su entusiasmo. Además, también te puede meter en algún que otro problema como consecuencia de su falta de conocimiento sobre cómo comportarse en contextos distintos a los que él maneja.

El hablador

Uno de los más cansinos. Lo suyo es dar la turra comentando todo sobre el viaje, lo que ya han visto, lo que van a ver o lo que vio en otro viaje pasado. Si quieres disfrutar de un viaje tranquilo aléjate de ellos.

Los destinos más peligrosos para viajar si eres gay

A pesar de los progresivos avances que están teniendo lugar en los principales países del primer mundo lo cierto es que, todavía a día de hoy, existen multitud de países que permanecen anclados en otras épocas convirtiéndose en todo un quebradero de cabeza para los viajeros gays.

Es por eso que en este post vamos a tratar de arrojar algo de luz sobre a qué se exponen todos aquellos viajeros LGTB si deciden posar sus pies en determinados territorios:

Los países más peligrosos para viajar siendo gay

Rusia: Probablemente el único país de los considerados ‘occidentales’ que ondea orgullosa la bandera de la homofobia abiertamente en todo el mundo. Cogerse de la mano, vestir de rosa en el caso de los varones o repartir publicidad que contenga trazos de algún colectivo LGTB puede suponer un acto delictivo. Quizás lo más grave de todo esto es que, además de sus políticas homófobas, alientan la persecución por parte de la ciudadanía contra quienes se salen del ‘straight’ o lo parezcan.

Jamaica: El país del “One love”, “No problem” y el “peace” no parece tan amigable como muchos suponen. Al menos no para el colectivo LGTB. Aquellos gays que mantengan relaciones en el país caribeño se exponen a una detención. Algo que todavía no sabemos cómo pueden llegar a documentar si el acto no tiene lugar en un espacio público. Lo cierto es que así es. También que en el caso de ser denunciado el grado de desprotección al que te enfrentarás será total.

Lituania: A pesar de las condiciones impuestas por la Unión Europea para aceptar a sus nuevos estados miembros, lo cierto es que Lituania deja mucho que desear en materia de derechos humanos contra los homosexuales. A pesar de haber suavizado su mano dura contra los LGTB, lo cierto es que la sociedad todavía está muy lejos de ser lo comprensiva con ellos de lo que los son en la mayoría del resto de estados miembros.

Egipto: Uno de los países más interesantes del mundo en materia de vestigios históricos es también uno de los más retrógados en materia de reconocimiento de los derechos LGTB. Tanto es así que, si mientras estas en suelo egipcio descubren tu orientación te exponen nada más y nada menos que a 17 años de trabajos forzosos. Así lo indica la “ley de la moral” que impera en el país del Nilo desde tiempo inmemoriales.

Nigeria: Lo de África con los LGTB merece capítulo aparte. En Nigeria, por ejemplo, los gays son vistos como enfermos y viciosos, por lo que no está mal visto que sean apaleados en las calles.

Uganda: Tres cuartos de lo mismo sucede en Uganda, donde los gays y aquellos que los parecen pueden acabar encarcelados dado que la homosexualidad es ilegal. Así sucede, por otra parte, en la mayoría del continente.

Arabia Saudí: Como otros países árabes consideran ilegal la homosexualidad queriendo limpiar su territorio de todo rastro de LGTB. Las penas de cárcel a las que se enfrentan aquellos ‘destapados’ pueden ser de muchos años.