Los tipos de viajeros más frecuentes II

Seguimos repasando los tipos de viajeros más habituales con los que cualquiera de nosotros se puede indentificar o acabar topando a lo largo de sus viajes con otros tantos perfiles que a buen seguro reconoces.

Perfiles de viajeros

El casero

Ese turista que sale más bien poco y que echa de menos su casa como ningún lada del mundo. De hecho, si cuando va a un hotel la cama no es tan buena como la que tiene en casa es capaz de armar un cirio. Sin duda, uno de los más molestos.

El tiquismiquis

A veces es el anterior en otra de sus facetas molestas. Este encuentra pegas a absolutamente todo. Cuando no es la temperatura es la comida de otros sitios, cuando no el idioma, cuando no los precios y cuando no que ya echa de menos algo de su ciudad.

El rutas

Cuando sale de casa solo lo hace con su furgoneta o autocaravana. Para él es su mejor inversión y no deja de invitar a la gente a que pruebe pasar un día por ahí de fiesta con su neverita siempre llena de comida y cerveza.

El envidioso

No va a sitios en los que quiera estar sino en aquellos que más puede restregar al resto. Si tú vas a un lugar y te encanta, irá después con tal de que no le adelantes en el ranking de viajeros.

El aventurero

Aquel viajero que no pierde la oportunidad para realizar actividades de riesgo cada vez que pone pie en un sitio nuevo. Más vale que seas igual si no quieres que te cambien el viaje de arriba abajo.

El buenrollero

Uno de los más codiciados. Todo le parece bien, le encanta la gente, le gusta lo que come, lo que ve… una delicia de acompañante.

El despistado

Da igual donde vaya. No se acuerda ni dónde está ni de lo que ve. Mejor no lo utilices como copiloto o le digas que te informe de cómo llegar en metro a otra parada.

El rompecorazones

Cada vez que planea un viaje piensa en poner la banderita en su particular mapa mundi del ligoteo. Todo un peligro si sales con él de fiesta cuando viajas. Especialmente si compartes habitación con él.

El guía turístico

Meses antes de viajar ya sabe más cosas de su destino que la mayoría de locales. Un incordio para los taxistas.

El fotógrafo

Adicto a la inmortalización solo conoce las ciudades por lo que ve a través del objetivo. En cualquier lado ve una foto.

El monoviajero

Viaja todos los años, pero al mismo destino. Lleva siete años seguidos sin faltar a su ciudad o país favorito.

Ha estado siete veces en República Dominicana, pero… ¡¡¡sorpresa!!! El próximo año va a Santo Domingo, a seguir un curso de merengue y bachata.

El grupero

Si no van los amigos ni se plantea coger un avión. Lo suyo es pasarlo en grande con los colegas y si no viajar es un aburrimiento.

El solitario

La némisis del anterior. Le encanta ir solo, improvisar, conocer gente de viaje y moverse con su mochila sin planificar nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *