10 razones por las que viajar a la impresionante Irán al menos una vez en la vida

Si hay un destino desconocido y del que poco o nada se sabe, más allá de las muchas mentiras que se vierten en los medios de comunicación sobre cómo es el país y cómo viven sus habitantes, ese es Irán.

Después de haber recorrido el país durante más de diez días conociendo a fondo la realidad del Antiguo Imperio Persa, la pregunta que deberíamos hacernos no es si viajar a Irán, sino cuándo.

Motivos para visitar Irán

Seguridad: Ya sea por los imponentes castigos o por la educación persa, Irán destaca por ser unos de los países más seguros del mundo. Tanto es así que, a pesar de las condiciones humildes en las que viven los iranís, pasear a cualquier hora portando una buena cámara o joyas no es para nada inseguro. Los asaltos a los turistas son una rara avis. Una maravilla de destino en este sentido.

Hospitalidad: Si hablamos de pueblos hospitalarios por excelencia debemos hacer un capítulo aparte para hablar de la hospitalidad persa. A pesar de las barreras del idioma, y aunque no te conozcan de nada, te invitarán a tomar un té, un postre típico e incluso a dormir en su casa. Para ellos es un gesto de cortesía normal y no hay nada que les haga más feliz que el hecho de que aceptes su invitación.

Vuelos baratos: Tanto los aviones vía Rusia o Turquía como el nuevo vuelo directo desde Barcelona se pueden conseguir a billetes de ida y vuelta por apenas 400 euros, cuando no menos y en plena temporada alta. Un regalo si tenemos en cuenta la riqueza cultural de un país inolvidable.

Historia: Para muchos la civilización actual, tal y como la conocemos, nació hace 2.500 años en la antigua Persepolis, a unos pocos kilómetros de la no menos interesante ciudad de Shiraz, uno de los grandes centros comerciales de todo Oriente. Tanto Persepolis como la necrópolis de Naqs-e Rustamn cortan la respiración al pensar lo que allí sucedió.

Compras: Si te gustan las compras, nada mejor que dejarse caer por los muchos bazares que existen en las principales ciudades. El de Isahafan o el de Teherán, el más grande del mundo, son una maravilla de lo más ajetreada para disfrutar durante horas tan solo observando el bullicio y la forma en la que estos viven a diario.

Precios: Tanto los hoteles, como salir a comer o cenar, tomar un té o realizar compras es una maravilla para los poseedores de euro o dólar. Si tenemos en cuenta la relación calidad-precio, Irán es uno de los países más interesantes para disfrutar de un viaje increíble.

Vida en la calle: Si gustan de pasarse el día en la calle paseando, comprando, comiendo o bebiendo Irán es un destino ideal, muy especialmente si se visita durante la primavera o septiembre, los meses donde el tiempo es perfecto para no parar por el hotel, más allá que para dormir.

Por todo ello, nada mejor que dejarse llevar por una ruta que nos puede llevar desde Teherán a Kashan y Abyaneh, para posteriormente dejarse caer por Isafahan y visitar la increíble Shiraz y la histórica Persepolis antes de retornar a Teherán. Por menos de 1.000 euros se puede disfrutar de 10 días a cuerpo de rey en un viaje que, seguro, cambiará sus vidas para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *