Hay casi tantos presupuestos como empresas de reformas integrales que los realizan. Sin embargo, todos ellos deben incluir, siempre, los datos que fijan el tipo y las características de cada reforma, variando estos en función de los requerimientos del cliente.

Cómo es presupuesto de reforma y qué debe contener

Lo primero que apreciamos en el presupuesto es el título de la reforma, en la que se indica se trata de una reforma parcial, total o de una rehabilitación, acompañando al nombre y los datos oficiales de la empresa.

Es ya en ese título en el que encontramos detalles de la reforma encargada leyéndose ‘reforma parcial de cocina’, ‘reforma integral de vivienda‘ o ‘reforma integral de la vivienda’, junto al CIF de la empresa, la dirección y el teléfono de contacto.

Inmediatamente después encontramos los datos del cliente. Estos son el nombre y la dirección y, en el caso de que se haga a nombre de una empresa, el nombre, el CIF, la localización y los datos de contacto.

A continuación encontramos desglosados los trabajos, punto por punto, apreciándose de forma clara y concisa aquellas tareas que se van a realizar de la siguiente manera, e independientemente de si se subcontrata o no alguno de los servicios que el cliente ha confiando en la empres de reformas:

Desescombro y demoliciones: Además de la zona desescombrar o demoler, debemos indicar las horas de trabajo, los materiales a utilizar, los contenedores y los transportes, así como si alguno de estos servicios está subcontratado.

Instalación de tuberías: Aquí se debe indicar si el trabajo es de desagüe, de instalación de eléctrica, mobiliaria y qué materiales se van a instalar y qué elementos se van a sustituir.

Electricidad: En este punto se detalla si se va a reformar el sistema existente o si se va a realizar una nueva instalación, así como los detalles del nuevo mecanismo, si se opta por una nueva instalación.

Albañilería: Uno de los más complejos por la cantidad de trabajos de albañilería a desempeñar, de materiales a utilizar y de elementos que serán manipulados a través de los trabajos estipulados en busca de la reforma pactada con el cliente.

Montaje: Estas acciones incluyen desde la eliminación de cualquier elemento retirado hasta la colocación de muebles o cualquier aparato que se vaya a instalar en el inmueble.

Pintura: En este apartado se incluye tanto el precio del material como el precio de la mano de obra así como los espacios a pintar.

Carpintería: Todos los trabajos que vaya a realizar el carpintero deben detallarse tanto por estancia como por elemento manipulado, ya sean puertas, ventanas o muebles.

Material: El último de los puntos habituales en los presupuestos de reforma apunta aquellos materiales utilizados para la reforma -sobre todo las integrales- detallando los precios de los materiales utilizados, redactándose el precio por metro cuadrado de cada uno de los que se han utilizado en la reforma.

Es tras este detalle cuando aparece la suma del precio final de los materiales y del presupuesto, unido al del desplazamiento dando el sumando total del presupuesto final que se entrega al cliente.

Cabe destacar que, si bien estos son los apartados básicos, es posible encontrar algún otro e incluso un diseño de presupuesto en el que todo esté detallado siguiendo otro orden.

Puntuación
[Total: 1 Promedio: 5 de 5]