Consejos para viajar con tu mascota por ahí

En España son alrededor de 20 los millones de mascotas que nos alegran la vida. Aunque son muchos los que se quedan en casa al cuidado de algún miembro de la familia o los que ingresan en alguna residencia canina durante el tiempo de ausencia de sus mejores amigos, otros tienen la suerte de emprender el viaje junto a sus dueños.

En este caso no está de más tener en cuenta una serie de consejos que dan las asociaciones de animales a todos aquellos poseedores de una mascota que estén pensando en llevársela junto a ellos para disfrutar de esos días que estarán lejos de casa.

El primero de todos es el que pone el acento en la necesidad de portar toda la documentación del animal en regla y actualizada. Esto es la cartilla sanitaria actualizada y sellada por el veterinario si nos movemos por España y el pasaporte para animales domésticos si nos vamos a mover más allá de nuestras fronteras. Igualmente el animal debe poseer el microchip que ayudará a encontrarnos en caso de pérdida.

El segundo estaría relacionado con el chequeo médico previo al inicio del viaje al que se recomienda someter a nuestros animales. Sólo así podremos estar seguros de que estarán en perfectas condiciones durante el tiempo que estemos fuera de casa. Los veterinarios recomiendan no dar comida sólida desde dos horas antes del inicio del viaje, darle agua fría y, si es propenso a lo vómitos un antihermético. Si el viaje es largo se le puede administrar una valeriana si vemos que padece mareos o está inquieto.

Para viajar en coche o transporte público los perros pequeños pueden ir en transportín, mientras que los grandes, si van a viajar en coche, deberán ir atados al asiento trasero debidamente o en la parte trasera del coche si este permite la instalación de una rejilla de seguridad.

Es recomendable, si se viaja en automóvil cubrir la zona en la que vaya a estar con fundas protectoras para el coche ya que es posible que el animal suelte pelo o vomite en algún momento del viaje, además de tirar babas o el agua que pueda ir ingiriendo a cada rato.

Muy importante es la ventilación del automóvil. Si bien no puede sacar la cabeza por la ventana sí que debe haber una ventana siempre abierta parcialmente, incluyendo aquellas paradas en las que el animal se quede solo en el vehículo ya que de lo contrario podría asfixiarse.

Cada vez que se estacione el coche se deberá aparcar en la sombra, sobre todo en verano. Las altas temperaturas que afectan a los seres humanos aún lo hacen más en los animales de compañía cuyas temperaturas corporales son más altas. De lo contrario expondremos a nuestra mascota a grandes riesgos.

En cada parada será recomendable que este ande al menos unos cinco minutos cada dos horas. Una vez llegado a destino, a modo de premio por haber aguantado tanto tiempo en el automóvil, podremos darle un premio y unas caricias antes de empezar a disfrutar de su compañía durante nuestras vacaciones.

Consejos para viajar en pareja disfrutando al máximo

Todavía es tiempo de vacaciones y son muchas las parejas de nuevo cuño que aprovechan estas fechas y el buen tiempo habitual de este época para irse unos días a disfrutar de algún sitio nuevo con su ser amado.

Sin embargo, para muchos de ellos, lo que debería ser un motivo de alegría se convierte en una pesadilla. Y es que lo de pasar 24 horas con alguien no es algo para lo que todo el mundo esté preparado a las primeras de cambio.

En busca de esos consejos que la experiencia ha dado a muchos de los viajeros en pareja y que han ido contando vamos a contar aquí algunos de los recopilados para viajar en pareja y no morir en el intento.

Diseñar el viaje juntos

No es buena idea que uno de los dos se encargue del viaje y otro se deje llevar. Diseñar el viaje juntos se antoja como la mejor manera de evitar malentendidos. Y es que es posible que a uno le apetezca hacer una cosa y a otro no, que uno prefiera visitar una cosa que otro no iría y, claro está, tener una actitud moldeable al respecto y ceder en todo aquello que no consideremos imprescindible.

Reservar los hoteles con antelación

Aunque la aventura puede ser genial, para ahorrar disgustos, calentones y discusiones lo mejor es llevar los hoteles reservados con mucha antelación. Lo contrario, ir a buscarlos, puede generar un estrés importante cuando las cosas no salen como pensamos. Es importante que cuando este llega en un viaje nos paremos a pensar y nos dejemos ayudar por la otra parte. De lo contrario, lío a la vista.

Pactar el presupuesto

Salvo que gocéis de una economía de lo más holgada, lo mejor es hablar sobre lo que nos queremos gastar, ponerlo en negro sobre blanco y hacer una previsión de gastos a la hora de dormir, comer, gastar en compras, entrada a museos, etc. Muchas veces el descontrol presupuestario es el inicio de una buena bronca. Y es que cada bolsillo, como cada persona, es un mundo y gastar el dinero de otros es delicado.

Ni impongas tu opinión sobre la suya

Durante el viaje surgirán distintas posibilidades a la hora de decidir cuándo comer, dónde hacerlo, qué ver, a qué hora o si se debe hacer esto y dejar de hacer lo otro, ya que es imposible tenerlo todo bajo control. Igual que es importante tener voz y voto, casi lo es más escuchar a la otra parte, poner todo en una balanza cuando las opiniones sean dispares, y tomar la decisión en consenso.

Evita los reproches

Seguro que, como cuando no viajáis, se producen momento de tensión y oportunidades para reprochar actitudes que consideramos reprobables. En cualquier caso, lo mejor para que la convivencia sea lo más llevadera y el viaje lo mejor posible es evitarlos a toda cosa. Recuerda que estás de viaje, que has ido a disfrutar de tu destino… y también de la compañía de tu pareja.

Viajes a las localizaciones de las películas y series más famosas

Suelen advertir los expertos en el sector turístico que el consumidor de viajes es cada vez menos turista y más viajero. En este sentido se ha puesto el acento en la realidad de que cada vez son más las personas que realizan un viaje evitando museos y lugares de interés moviéndose por otro tipo de intereses como los relacionados con eventos musicales, deportivos o por la gastronomía.

Uno de los que cada vez parece estar ganando más adeptos es el relacionado con los viajes y la visita a lugares de interés cinematográfico. Así pues, cada vez son más las agencias que ofrecen entre las opciones de viaje posibles la opción de visitar los escenarios donde se han rodado algunas de las películas y series más famosas.

Juego de tronos: Una de las mejores series de la historia y más seguidas en todo el mundo destaca por haberse rodado en un sinfín de escenarios. La agencia Frikitrip es la que más y mejor controla los desplazamientos con guía a estas localizaciones tanto en España, con visitas a Sevilla, Peñíscola o Girona, como en Irlanda y otros países. Ver Mereen, Bravos, Kingslanding o Invernalia es posible para los más fans de la saga de Game Of Thrones.

El señor de los anillos: Una de las trilogías más vistas de la historia del cine es también la que más lejos pilla a los viajeros amantes de la saga en España. Nada más y nada menos que en Nueva Zelanda, por lo que no es de extrañar que quien mejor controla este tema sea Nueva Zelanda Viajes. Estos organizan un itinerario que permite a los viajeros pisar localizaciones tan importantes como Isengard, Lothlórien, Mordor o Hobbiton.

Dr. Who: Los más freaks también tienen su particular visita al epicentro de la serie. La ofrece de nuevo Frikitrip cuando anualmente, del 12 al 15 de agosto, recorre las principales localizaciones de Londres y Cardiff donde se ha grabado la afamada serie inglesa. Si tienen intención de sumarse a la Doctor Who Experience, que tiene lugar en Cardiff dense prisa porque el 9 de septiembre será el último día que puedan hacerlo.

Harry Potter: Otro de los viajes más anhelados por los amantes de los libros y las películas de otra gran saga es el que te puede llevar a visitar los escenarios principales de Harry Potter. Son muchas las agencias que ofrecen circuitos en internet. En la red también es fácil encontrar itinerarios para visitar por cuenta propia pisando la callejón Diagon, el Caldero Chorreante o el mítico andén 9.

El ministerio del tiempo: Una de las series más exitosas del momento también tiene particular tour por la capital de España. Bajo el nombre de “El Madrid del Ministerio del Tiempo” se ofrece un itinerario por las calles de Madrid recorriendo las calles, plazas y en definitiva las localizaciones públicas en las que se ha rodado la aclamada serie española.

Nueva York: Hablar de Nueva York es hacerlo de un escenario al completo. Son tantas las series y las películas que se han rodado allí que Viator.com ofrece visitas a localizaciones que encontramos en Sexo en Nueva York, Friends, Cómo conocí a vuestra madre, Spider-Man y mucho más.

Consejos para evitar el síndrome turista

Salvo los mejor avenidos, todo hijo de vecino ha viajado o viajará alguna vez en la clase turista. Los que ya han viajado en esta clase popular ya saben que, en ocasiones, se acaba sufriendo el conocido como síndrome turista. Los que no no tardarán en aprenderlo. Para todos ellos estos consejos para hacer de nuestro viaje lo más llevadero posible.

Viajar los sábados por la noche

Aunque no es una ciencia exacta, la mayoría de aerolíneas cobran menos por los billetes que obligan al pasajero a pasar la noche del sábado en el avión. Es por eso que, si nos da igual, puede ser una magnífica forma de ahorrar un dinerito para nuestro viaje.

Clase económica… Premium

En muchos casos los primeros descuentos que aparecen para ciertos vuelos que no han conseguido vender al ritmo esperado son los que equiparan los precios de la clase económica premium con los de la clase turista normal. Cada vez son más las aerolíneas que los ofrecen. La principal característica es la ampliación de espacio para el viajero.

Los asientos de emergencia son más anchos

Si bien a veces cobran más por ellos, otras no. Se da la circunstancia, además, de que en muchos vuelos no hay nadie que haya comprado ese espacio que es necesario tener cubierto para poder elevar el avión por motivos de seguridad. Si puedes hacerte con él, disfrutarán de un vuelo algo más ancho.

No pagar por comer

Si te la ofrecen, genial. Si no, dado el elevado precio de la comida en el aire es recomendable evitarla. Si comemos antes de subir o subimos comida de casa, algo que está permitido, nos ahorraremos un buen pico. Si no se puede evitar, ya saben, vayan preparando la tarjeta, los euros o los dólares. Todos valen para pagar abordo.

Andar en los vuelos largos

Dado que no vamos a poder evitar pasar unas cuentas horas si nuestro vuelo es de los catalogados como largos, lo mejor que podemos hacer es salir a andar cada dos horas y dar un paseo por los pasillos. Además de estirar las piernas nos entretendremos viendo algo distintos y, además, podremos disfrutar de un vaso de agua si llegamos hasta la zona final del aparato donde se encuentran las azafatas.

Aprovechar el tiempo de viaje

Los viajes se hacen más cortos en compañía de alguien. Si no podemos contar con esta compañía o ya venimos hablando todo el camino, más lo que nos falta de viaje, podemos llevarnos un libro, descargarnos música en nuestro teléfono o hacer lo propio con algún podcast que nos acompañe durante todo el viaje.

Pregunta a las azafatas

Si tienes cualquier duda sobre qué está incluido o no, qué se puede hacer o no en cada momento o sobre el lugar de destino, no dudes en preguntar a la tripulación de vuelo dado que, además de en lo relativo al viaje en avión, podrán darte todo tipo de consejos o información de utilidad sobre el destino al que se dirige la aeronave.

Inventos que cambiaron la forma de viajar para siempre

Para viajar, en el sentido más estricto de la palabra, hace falta muy poco. Tan solo la capacidad para poder movilizarse y encaminarse hacia un destino.

Sin embargo, a lo largo de la historia de la humanidad han sido muchos los inventos que han servido de ayuda para hacer los viajes mucho más rápidos, sencillos y llevaderos para los aventureros, tal y como vamos a tratar de mostrar en este post.

El primero de la lista, cómo no, es la mochila. Ya sea como mero recipiente portados de objetos o como casa andante en forma de ‘backpack’ lo cierto es que la mochila moderna, producida en masa a finales de los años 30, fue y sigue siendo uno de los movimientos más importantes para los viajeros de todo el mundo.

Ya mucho más reciente ha sido la expansión de la telefonía móvil al principio y más recientemente de la telefonía móvil inteligente. Gracias a estos dispositivos podemos llevar con nosotros guías de viaje, billetes de avión, reservas de hotel, comunicación directa con cualquier persona de origen o destino y hasta un GPS que hace las veces de mapa interactivo, cuando no de cámara de fotos semi profesional.

Volviendo al primer punto, si hablamos de transportar equipaje un cambio que los viajeros hemos agradecido enormemente es el que tiene que ver con la colocación de ruedas en las maletas. Al principio dos y luego cuatro y con movilidad en todas las direcciones han permitido aumentar la capacidad de carga y han impedido dolores y lesiones a distintos niveles.

En cuanto a la forma de pasar la noche uno de los más rudimentarios que sigue teniendo una auténtica legión de seguidores es la tienda de campaña. De todo tipo, forma y capacidad es una de las más económicas y aventureras de todas las que existen. Ahora, montarla y desmontarla es mucho más sencillo de lo que lo fue en los inicios.

Tenía que llegar este punto. El que hace referencia a las compañías aéreas low cost. Si bien a principios del pasado siglo lo de viajar quedaba en manos de ricos, artistas y diplomáticos ahora está ya al alcance de gran parte de la clase media de Occidente. Su existencia ha provocado que se multipliquen por mucho el número de viajeros de todo el mundo.

Previo a este ‘boom’ de aerolíneas low cost llegó la tarjeta de crédito. Ese sistema de pago en plástico que nos permite movernos por todo el mundo sin necesidad de tener que tocar dinero, cambiar divisas o contar cuánto nos queda en el bolsillo. Su aparición ha hecho mucho más sencillo moverse por todo el globo.

A nivel más mundano, pero también muy importante encontramos los adaptadores de viaje. El hecho de que no haya un sistema internacional para cargar los dispositivos y que tantos quebraderos de cabeza provocó durante un tiempo ha pasado a mejor vida gracias a estos económicos aparatitos.

Por último, qué decir de los GPS. Los tediosos y difícilmente interpretables mapas son ya historia. Ahora los sistemas de geolocalización del teléfono o del coche nos llevan donde queremos, por la vía más rápida y/o económica, advirtiéndonos del tráfico y sin posibilidad de pérdida. Viajar así, es más placer aún.

Los destinos turísticos soñados por los españoles

Hace muy poco un estudio realizado por la agencia de viajes Rumbo revelaba cuáles eran los ocho viajes que los españoles desearían hacer antes morirse. Vamos a ver cuáles son:

1. Machu Picchu
Recorrer el camino inca hasta la cina de Machu Picchu es una experiencia brutal que se extiende a lo largo de 48 kilómetros que desembocan en la ciudad sagrada. Según el citado estudio uno de cada cuatro españoles estaría deseoso de hacerlo. Un experiencia que se puede llevar a cabo por unos mil euros contando vuelos y estancia.

2. Gran Cañón y Las Vegas
Prácticamente la mitad de los españoles ha soñado alguna vez con visitar el Gran Cañón del Colorado. Una de las maravillas del mundo que, además, pilla muy cerca de otra de las ciudades más famosas del mundo como es Las Vegas, la ciudad del pecado. Vuelos, hotel y desplazamiento en coche puede salir por entre 900 y 1000 euros.

3. Las pirámides de Egipto
Otra de las maravillas de la naturaleza son las Pirámides de Egipto. En este caso, el porcentaje de españoles que desea visitarlas antes de morir se sitúa en el 37%. Es recomendable no acudir en verano. A partir de 400 euros se puede disfrutar de vuelos y 3 noches de estancia.

4. Venecia
Un porcentaje casi calcado de españoles desea fervientemente visitar la ciudad de los canales y pasear por ellos. Con 10 millones de turistas anuales es una de las más visitadas del mundo, siendo febrero, en pleno carnaval, cuando se disparan las cifras de turistas. Por unos 200 euros puedes disfrutar de un fin de semana por allí.

5.la Gran Muralla China
Algo más lejos queda la Gran Muralla China. Nada más y nada menos que 21.196 kilómetros que se pueden ver desde el espacio y que está en la lista de deseos de un tercio de los españoles. Mayo sería la época del año ideal para visitarla pudiendo hacer cinco noches de hotel y vuelos por poco más de 500 euros.

6. Maldivas
Uno de los archipiélagos más bellos del mundo es el formado por 1200 islas de aguas cristalinas. Los amantes de la tranquilidad, del agua transparente y del submarinismo lo tienen como fetiche. En España, tres de cada diez no quieren irse de este mundo sin pasar por allí. Entre noviembre y abril, una semana allí puede salir por menos de mil euros.

7. Ver auroras boreales
Casi la mitad de los españoles tiene en su lista de deseos ver auroras boreales. Aunque son muchos los países donde se pueden ver es Noruega, y durante el mes de noviembre, donde más turistas se agolpan en su búsqueda. Tres noches de hotel y vuelos por esas fechas nos puede salir por unos 300 euros.

8. Subir al Empire State Building
La capital del mundo en general y el Empire State Building en concreto son uno de los edificios más importantes y visitados del mundo. Nada más y nada menos que uno de cada cuatro españoles sueña con subirlos y hacerse fotos desde las alturas. Por menos de mil euros se puede pasar una semana, vuelos incluidos, durante casi todo el año.

Consejos para viajar seguros a cualquier parte

Viajar es un placer y debe serlo en cualquier circunstancia. Sin embargo, en muchas ocasiones la aventura de cambiar de lugar durante nuestros días de asueto se convierte en un auténtico infierno por muy distintos motivos. Aunque muchos de ellos no están en nuestras manos, otros sí lo están. Vamos a verlo.

El primero de ellos, salvo que un viaje de trabajo nos obligue a ello, sí lo está. Se trata de escoger un destino del que estemos seguros no corremos riesgo de quedar desprotegidos por recalar en una zona de conflicto o peligrosa. Es por eso que, antes de viajar a algún destino exótico es necesario recabar información a través del Ministerio de Exteriores para que nos emitan recomendaciones sobre si es aconsejable hacerlo o no, a qué zonas y en qué tipo desplazamientos. De esta forma reduciremos notablemente los riesgos.

De la misma forma podemos visitar blogs de residentes en el país de destino y revisar las reseñas sobre las distintas zonas de cada ciudad para conocer, de antemano y de cerrar ninguna reserva, si el alojamiento se encuentra en una zona caliente o si lo está en un lugar seguro.

Una vez con esto cerrado, y sea cual sea nuestro destino, es recomendable contratar un seguro de viaje. El precio de este variará en función del destino y del tiempo que pasemos allí. Los destinos más complicados tendrán seguros mayores. Eso sí, cualquier cosa nos pueda suceder, aunque sea visitando Disneyland París y relacionada con vuelos, hoteles o pérdidas de equipaje pueden quedar cubiertas, lo que siempre es una tranquilidad. Por supuesto, las coberturas se amplían hasta el deceso.

En cuanto a los equipajes, lo recomendable es, siempre que viajemos, e independientemente del destino, hacerlo portando todas las cosas de valor tales como móviles, cartera o joyas en el equipaje de mano, ya que este es el único que del que no nos desprenderemos en ningún momento, salvo en el control de seguridad. Añadir candados y rodear de plástico film a las maletas que embarquemos también pueden ayudarnos a sentirnos más protegidos en nuestros viajes.

En relación a lo que tiene que ver con enfermedades, tanto el Ministerio de Exteriores como el de sanidad, en su versión de ‘Sanidad exterior’ nos ofrecerán información detallada sobre si necesitamos vacunarnos o tener un especial cuidado con algún tipo de contagio o animal peligroso en destinos exóticos. Muy recomendable para este tipo de aventuras más extremas.

Por último, y el que más está relacionado con el sentido común es el que nos lleva a recordar que la discreción es siempre un valor añadido en cuanto a seguridad se refiere. De esta forma, ya sea en un país pobre o en el centro de cualquier gran ciudad, no descuidar el bolso, no llevar cosas de mucho valor encima y, si se portan, al estilo de una cámara de fotos o un reloj, no ir exhibiéndolos, nos ayudarán a pasar más desapercibidos para los cacos. Sentido común y no desubicarse serían las claves.

Consejos para disfrutar de un vuelo largo de la mejor forma posible II

Gran parte de los viajes largos, dado que los trayectos son más largos de lo normal, los pasamos viajando. Es por eso que es tan importante poner el acento en todo aquello que nos ayude a que nuestra experiencia durante todo el tiempo que vayamos a pasar dentro del avión sea lo más agradable posible.

Si bien la pasada semana ya advertimos a través de cinco consejos cómo disfrutar de un vuelo largo en avión, ahora vamos a proponer otras cinco pautas que nos ayudarán a hacer lo más llevadero posible nuestro largo viaje en avión:

No te quedes sentado todo el vuelo. Todos los expertos recomiendan estirar las piernas, la espalda y mover el cuello constantemente en forma circular para que nuestro cuerpo no se resienta de tantas horas parado en la misma posición. En cuanto a los ejercicios más habituales, estos son los de levantar los dedos de los pies cuando estemos sentados o hacer círculos con nuestro cuello y andar cada hora y media dos horas por los pasillos tratando de estirar los músculos al máximo.

Las cabinas de los aviones suelen tener un ambiente muy seco, por lo que deberemos aumentar nuestra ingesta de líquidos. Todos los expertos alertan de la importancia de beber más de lo normal durante los vuelos largos. De esta forma, además, aminoraremos las consecuencias del jet lag si nuestro vuelo nos lleva destino a un lugar con un huso horario muy distintos al de nuestra partida. A modo de tip sobre este asunto, lo mejor es, en destino, esperar a que sea de noche para dormir. Así es como mejor se combate el jet lag.

Para disfrutar de un vuelo, además de todo lo dicho anteriormente, es necesario relajarse, descansar, ver películas que nos gusten, leer libros que nos apasionen o escuchar música que nos transmita. Vamos a estar mucho tiempo sin salir del habitáculo y eso nos abre la opción a hacer muchas cosas que de normal no podemos por falta de tiempo libre. Todo lo que nos llene nos hará más agradable nuestro viaje.

Muy relacionado con este punto está el que nos dice que entretenerse es la mejor manera de divertirse y matar el tiempo de espera. Así pues, además de lo citado, si jugamos a algo con nuestro compañero de viaje, ya sea a cartas o a algún juego del teléfono o repasamos anécdotas con él, notaremos que el tiempo pasa mucho más rápido. Entre comida y comida y siesta y siesta hay tiempo para mucho. Mejor hacer estos pasajes lo más divertidos posibles.

Algo que costará más si viajamos solos. Sin embargo, viajar en avión en solitario es una excelente oportunidad para conocer la persona con la que compartimos reposa brazos. En muchos casos las compañías colocan a pasajeros solitarios juntos en los aviones, por lo que si ese es nuestro caso y el de otro viajero amable tendremos la oportunidad de hacer amistades de lo más interesantes. Algo que los viajeros más asiduos ya habrán tenido el placer de experimentar.

Consejos para disfrutar de un vuelo largo de la mejor forma posible

No es lo mismo tomar el puente aéreo para ir de Madrid a Barcelona, o viceversa, que subirse a una aeronave para emprender un vuelo a Nueva Zelanda. Tal y como sucede en los viajes en coche, si se trata de un trayecto de una hora las precauciones que debemos tomar, más allá de buscar la mayor comodidad antes de partir, sin pocas. La cosa cambia, y mucho, cuando ese trayecto nos va a tener más de ocho horas sentados.

Vamos pues a ver cuáles son los mejores consejos que se les pueden dar a aquellos viajeros que estén a las puertas de embarcarse en un vuelo largo de esos que le tendrán más de cinco horas encerrado dentro de un avión. Disfrutar del vuelo sin sufrir lo más mínimo es posible. Veamos cómo.

Reservar un buen asiento. Si bien algunas compañías cobran más por elegir asiento, lo cierto es que si se tiene la posibilidad, tomar el asiento de las salidas de emergencia es el mejor. Aunque se nos pedirá que leamos las instrucciones sobre cómo abrir la puerta y hablar mínimamente inglés, son claramente los más anchos. También son más cómodos los que dan al pasillo y los que están justo inmediatamente detrás de los paneles de separación de cada sección de la nave.

La ropa que llevaremos en el avión. Uno de los mayores inconvenientes que se producen cuando viajamos en avión son los cambios de temperatura a los que nos vemos expuestos. Es por eso que, más allá de llevar ropa cómoda poniendo el acento en el calzado, es también necesario incorporar una chaquetita si vamos a viajar en verano y prendas de poner y quitar con facilidad si lo vamos a hacer en invierno. No lleves chanclas si no quieres que se te congelen los pies.

Accesorios para el descanso. Además de ropa cómoda, es también recomendable que portes contigo una mantita o chaqueta para taparte o incorporarla a la que te darán, antifaz para poder dormir sin luz y tapones para que nadie ni nada te moleste si quieres descansar durante tu viaje. Tampoco olvides tu cepillo de dientes, la pasta, el peine y el desodorante si no vas a pasar por el hotel antes de empezar a moverte por el destino.

No lleves demasiadas cosas. A pesar de lo que pudiera parecer leyendo el párrafo anterior es recomendable viajar con los justo. Si bien a veces no se puede evitar, es recomendable no ir con una maleta de mano grande, cargada y además portar una bolsa con compra de los duty free del aeropuerto. Si puedes ir con una pequeña bolsita o una maleta de mano pequeña y no muy llena lo agradecerás en las escalas y en los largos trayectos por el aeropuerto.

La comida en el avión. Si no quieres problemas durante el vuelo recuerda avisar de tus intolerancias a la tripulación y no ingerir alimentos pesados, ni picantes, ni abusar del alcohol si quieres disfrutar de un vuelo tranquilo, agradable y sin sobresaltos.

Cómo viajar con alojamiento e intercambios gratuitos

A diferencia de lo que ocurría a principios del pasado siglo, cuando viajar era un lujo exclusivo para ricos, artistas y diplomáticos, el arte de descubrir el mundo a golpe de coche, bus, tren o avión se ha convertido en toda una necesidad para muchos.

Si bien es evidente que sigue habiendo destinos con precios verdaderamente prohibitivos para la inmensa mayoría de los mortales, también lo es que la necesidad de viajar ha llevado a que cada vez sean más los aventureros de todo el mundo que, echando mano de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, se hayan lanzado a crear auténticas redes de viajeros reduciendo los costes para los menos pudientes al máximo.

Tanto es así que, en algunos casos, tanto el viaje, gracias al auto-stop o a la recolecta en persona o vía crowdfunding, como el alojamiento, gracias a las acciones de intercambio de vivienda o al ofrecimiento de un sofá sin dinero de por medio en todo el mundo, han conseguido que uno pueda conocer gran parte del mundo sin tener que gastar nada o casi nada en su traslado y alojamiento cuando viaja.

Poniendo el acento en la parte que hace referencia a hacer noche en cada una de las paradas de nuestra aventura, vamos a dar a conocer algunas de las comunidades que ofrecen alojamiento e intercambios gratuitos:

CouchSurfing. La red social en la que usuarios de todo el mundo prestan su sofá para recibir a otros ‘coachsurfers’ del mundo mientras ellos están en casa y no viajando por el mundo utilizando este método. Se trata de una enorme comunidad internacional que dispone de una web en la que se detalla todo tipo de información sobre los usuarios y sus experiencias pasadas. Todo ello gratuito.

Hospitality Club. Otra comunidad en la que sus miembros se prestan a ayudar, o bien proporcionando techo y/o comida a quienes visitan su ciudad o bien haciendo de guías durante la visita de otros miembros. Para disfrutarlo, como anfitrión o como huésped tan solo hay que registrarse en su web.

Belogbed. Esta comunidad tiene como objetivo poner todas las facilidades para que viajeros de todo el mundo intercambien sus casas para ir de vacaciones. Eso supone no gastar ni un solo euro en hoteles, apartamentos o camping. Una vez te registras en su site, sin coste alguno, ya puedes disfrutarlo.

Stay4Free. Una de las mayores redes de intercambio libre de alojamientos en todo el planeta. En este caso, además de intercambiar tu casa con otro usuario, también puedes ofrecer o disfrutar de otro inmueble sin necesidad de intercambiarlo y sin coste alguno. De nuevo, basta con registrarse.

Bewelcome. Esta plataforma que depende de BeVolunteer está formada por voluntarios de todo el mundo que prestan una casa, una habitación o un sofá a todos aquellos que lo deseen y que formen parte, a su vez, de este engranaje internacional. De nuevo, sin dinero de por medio.

Global free loaders. Otra alternativa para alojarse fuera de casa sin tener que pagar por ello. Basta con crearse un usuario y entrar al portal para ver dónde se nos ofrece alojamiento.