Cómo viajar con tu pareja sin morir en el intento

Al igual que sucede con vivir en pareja, viajar en pareja también pone a prueba la fortaleza de la relación. Y es que salir de la zona confort, enfrentarse a situaciones a las que nunca antes os habéis enfrentado en el día a día o los diferentes intereses y expectativas de ambos de cara a una misma aventura pueden acabar pasando factura y de qué manera a una relación.

Con la intención de ayudar a aquellos que ya lo han pasado realmente mal en alguna que otra ocasión anterior como a modo de prevención de riesgos para los que tengan planeado hacerlo por primera vez les dejamos los siguientes consejos para que traten de implementarlos antes de que sea demasiado tarde.

Consejos para viajar en pareja

Diseñad el itinerario los dos: Quizás uno de los asuntos que más quebraderos da cabeza nos evitará antes de salir de casa. Marcar la ruta, lo que se quiere ver e incluso dónde comer, cenar o tomar una copa siguiendo las recomendaciones de otros viajeros nos ayudará no solo a no perder tiempo, sino también a evitar discusiones absurdas que pueden acabar arruinando un viaje.

No imponer al otro: Algunos lo hacen sin darse cuenta, pero a la postre lo acaban haciendo. No hay nada peor que decidir unilateralmente dónde se quiere ir, qué se quiere ver y qué es buen plan y qué mal plan. Nada mejor que el consenso para que el periodo vacacional vaya como la seda. No hay mejor viaje que aquel que se comparte al cien por cien.

Respeta el espacio vital del otro: Igual que puede que queráis estar las 24 horas del día juntos también puede que no. Cuando se viaja con una persona independiente hay que respetar que esta quiera ir sola al gimnasio o la piscina del hotel, o que entre a esta tienda mientras yo vea otra.

Evita los reproches: Muy relacionada con las anteriores. Aunque se produzca alguna situación de estrés por estar en un lugar que no controlamos o como consecuencia de no estar usando un idioma distintos que lleva a equívocos hay que evitar echarse nada en cara durante estos días. Hacerlo supondrá el final de las vacaciones ipso facto.

Aléjate del teléfono: Además de para tu salud mental, que también, durante las vacaciones no hay nada mejor que abandonar el teléfono y estar en cuerpo y alma donde estamos y con quien estamos. De lo contrario se pueden llegar a crear situaciones de cierta incomodidad.

Sé feliz: Estas en el destino que querías visitar, alejado del trabajo, de tus cuatro esquinas de siempre, acompañado por una persona a la que quieres y te quiere. ¿No es eso suficiente como para pensar que eres un privilegiado y disfrutar del momento? Sin duda que sí. Cuando las cosas se tuerzan piensa en que todos tus esfuerzos solo deben encaminarse en disfrutar del momento y ser feliz. El tiempo no vuelve y lo que no hagas o hagas mal no tendrá ya solución.

Consejos para viajar en pareja disfrutando al máximo

Todavía es tiempo de vacaciones y son muchas las parejas de nuevo cuño que aprovechan estas fechas y el buen tiempo habitual de este época para irse unos días a disfrutar de algún sitio nuevo con su ser amado.

Sin embargo, para muchos de ellos, lo que debería ser un motivo de alegría se convierte en una pesadilla. Y es que lo de pasar 24 horas con alguien no es algo para lo que todo el mundo esté preparado a las primeras de cambio.

En busca de esos consejos que la experiencia ha dado a muchos de los viajeros en pareja y que han ido contando vamos a contar aquí algunos de los recopilados para viajar en pareja y no morir en el intento.

Diseñar el viaje juntos

No es buena idea que uno de los dos se encargue del viaje y otro se deje llevar. Diseñar el viaje juntos se antoja como la mejor manera de evitar malentendidos. Y es que es posible que a uno le apetezca hacer una cosa y a otro no, que uno prefiera visitar una cosa que otro no iría y, claro está, tener una actitud moldeable al respecto y ceder en todo aquello que no consideremos imprescindible.

Reservar los hoteles con antelación

Aunque la aventura puede ser genial, para ahorrar disgustos, calentones y discusiones lo mejor es llevar los hoteles reservados con mucha antelación. Lo contrario, ir a buscarlos, puede generar un estrés importante cuando las cosas no salen como pensamos. Es importante que cuando este llega en un viaje nos paremos a pensar y nos dejemos ayudar por la otra parte. De lo contrario, lío a la vista.

Pactar el presupuesto

Salvo que gocéis de una economía de lo más holgada, lo mejor es hablar sobre lo que nos queremos gastar, ponerlo en negro sobre blanco y hacer una previsión de gastos a la hora de dormir, comer, gastar en compras, entrada a museos, etc. Muchas veces el descontrol presupuestario es el inicio de una buena bronca. Y es que cada bolsillo, como cada persona, es un mundo y gastar el dinero de otros es delicado.

Ni impongas tu opinión sobre la suya

Durante el viaje surgirán distintas posibilidades a la hora de decidir cuándo comer, dónde hacerlo, qué ver, a qué hora o si se debe hacer esto y dejar de hacer lo otro, ya que es imposible tenerlo todo bajo control. Igual que es importante tener voz y voto, casi lo es más escuchar a la otra parte, poner todo en una balanza cuando las opiniones sean dispares, y tomar la decisión en consenso.

Evita los reproches

Seguro que, como cuando no viajáis, se producen momento de tensión y oportunidades para reprochar actitudes que consideramos reprobables. En cualquier caso, lo mejor para que la convivencia sea lo más llevadera y el viaje lo mejor posible es evitarlos a toda cosa. Recuerda que estás de viaje, que has ido a disfrutar de tu destino… y también de la compañía de tu pareja.